Pues los errores son varios. – UPyD e

Pues los errores son varios. – UPyD es un partido que albergaba muchas ilusiones y esperanzas, pero se ha errado en su concepción y definición. Sus buenas ideas se ven lastradas por un formato inadecuado que lo sitúa constantemente en el filo de la navaja. – Ciudadanos nació como respuesta a la deriva nacionalista del socialismo catalán. Fue concebido en Cataluña con mayor o menor fortuna. Por el contrario, UPyD parece tener vocación de convertirse en un nuevo CDS, en el partido de centro con el que pacten socialistas y populares. – La implantación del partido en Cataluña fue problemática desde el principio. Las tendencias contrapuestas que permitía una definición tan ambigua se han materializado con claridad en esta autonomía. De bronca en bronca. Sin continuidad, sin nada. – El partido es aquí más amorfo que en ningún sitio. Los pocos que lo conocen o están convencidos a medias o piensan que es algo parecido a la Falange. La empatía con la realidad sociológica catalana es cero. – Cataluña para UPyD es territorio comanche, la última frontera en la que no hay sheriff que valga. Una de las claves principales del despropósito es que las coordinadoras territoriales están atenazadas, como todo, por la dirección nacional. La centralidad en las organizaciones me parece bien siempre que sea dinámica y siga la línea acertada, pero está pasando justo lo contrario. El resultado vuelve a ser la nada. – La coordinadora actual, al margen de otras consideraciones, está metida en algo en lo que no acaba de creer -y no le culpo por ello. Además, ha sido desautorizada por el secretario de organización nada más entrar. Así es muy complicado todo. – La conclusión es que UPyD-Cataluña sigue como antes: sin medios, sin afiliación, perdido, maniatado y enfrentado consigo mismo. ¿Acaso hay alguien en Madrid, en la dirección, que desee ver representado al partido en el Parlamento catalán?. Creo que hay algo que no nos explican, y sentirse una marioneta es muy desagradable. Voy a hacer una profecía siniestra precisamente para que no se cumpla -aunque, la verdad, será un milagro si UPyD entra finalmente en el Parlament. Imaginemos que ni UPyD ni C´s consiguen representación. Albert Rivera culpa a UPyD de la debacle, mientras que Martínez Gorriarán dice estar contento porque UPyD ha mejorado sus números en relación con las elecciones europeas. Otra posibilidad sería que echara la culpa a Antonio Robles si al final es éste el que acaba liderando las listas. Lo cierto es que cualquier explicación posible sería patética siempre que no se dijera lo siguiente: hemos fracasado estrepitosamente porque nos equivocamos desde el principio. UPyD, un partido postmoderno, tantas veces invisible para lo importante y chillón para lo discutible, que apunta al interior y no a la periferia, que desaprovecha un proyecto progresista a través de un márketing pésimo, con unos ideólogos ensimismados en sus cátedras universitarias. El mismo partido que se codea con FAES en conferencias sobre el liberalismo pero que se avergüenza de manifestarse junto a los trabajadores el 1º de Mayo. Tengo la sensación de que Martínez Gorriarán está tan subido a la parra que puede que cuando se caiga lo oigamos hasta en Cataluña. El castañazo será inmenso, pero se caerá encima de todos aquellos a los que ha estado ninguneando y despreciando. En fin…, seguiremos en la brecha hasta que dure la cuerda.

Sé el primero en comentar en «Pues los errores son varios. – UPyD e»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »