Por muy políticamente correcto que se q

Por muy políticamente correcto que se quiera ser y por mucho que se pretenda disimularlo, el hiyab no deja de ser un signo exterior de sumisión femeninan respecto al hombre. Nada que ver con cuestiones identitarias. Lo de las minifaldas, gorras o cualquier otra indumentaria que hayan podido elegir los/as jovenes en una época determinada, han sido por libre decisión y sin ninguna vinculación con ninguna religión. No confundamos. Tanto que nos costó a las mujeres de aquí quitarnos el lastre de la influencia católica (aún me acuerdo que las niñas si ibamos a colegios religiosos, la falda del uniforme debía ser por debajo de la rodilla) para que lleguen gentes de otras religiones y sutilmente quieran imponer sus costumbres antifemeninas. Esto no tiene nada que ver con ningún partido color. El PP no es malo de la película en esta historia, ni es ser progresista defender o mirar hacia otro lado esta represión, muy sutil, pero represión, a las mujeres. Para quién interese, algo al respecto: http://www.equintanilla.com/web_nueva/privado/imagenes/intervencion_de_chahdortt_djavann_en_la_comision_stasi.pdf

Sé el primero en comentar en «Por muy políticamente correcto que se q»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »