Ya sabemos, que la propaganda oficial es

Ya sabemos, que la propaganda oficial es triunfalista y miente de forma alevosa en relación a la situación de los trabajadores y en relación a otras cuestiones; lo importante es mantener al pueblo engañado. Ya sabemos, que hay dos poderes fascistas; el capitalismo neoliberal y la sanguijuela mayor del reino, conocida popularmente como Secta Católica, que están por encima del poder político y que los políticos, españoles son sus serviles lacayos. Y que a su vez, el poder jurídico, está controlado por el bipartidismo formado por el PSOE (derecha) y por el PP (ultraderecha) Ya sabemos, que lejos de haberse producido en España una transición hacia la democracia, a la muerte del malnacido Franco, su dictadura represora pasó a ser el poder detrás del trono. Esto, no debe extrañar a nadie, ya que las dictaduras, al igual que ocurre en otras cuestiones o entidades, es camaleónica y se adapta a los tiempos. Lo importante, es conservar el poder y gran parte de los muchos privilegios obtenidos en su momento. Ya sabemos, que gracias a que el NAZIonal-catolicísmo sigue tan vivo como lo estaba en tiempos del sádico dictador fascista, la Secta Católica, además de apoderarse por la jeta de más de 8.000 millones de euros al año para costear su opulenta vida y sus muchas corrupciones de todo tipo, no paga ni un solo céntimo de impuestos por los altísimos beneficios que obtiene sus empresas, que, conviene recordar, han sido creadas con dinero público. Ya sabemos, que al seguir viva la dictadura fascista creada en 1939 por el genocida Franco, su familia, que heredó todo lo saqueado por este al pueblo español, debe estar también por encima de la ley, ya tampoco paga impuestos por sus muchos y lucrativos negocios. Ya sabemos, que las grandes fortunas no pagan impuestos y cuando lo hacen, es siempre en una cantidad muy inferior a la que por sus altísimos ingresos, les correspondería pagar. Y que son los impuestos indirectos, los mismos que ahogan aun más a las economías más débiles, pero que no suponen ningún problema para las de los más ricos, el gran bocado de la Hacienda Pública. Lo que demuestra, que este sistema antisocial y fascista concentra cada vez más la riqueza en menos manos y genera pobreza en las economías más bajas. Ya sabemos, que la llamada soberanía popular, es otra gran falacia, ya que el pueblo español sigue estando sometido al dictatorial comportamiento de las Instituciones Públicas. Ya sabemos, que salvo muy pocas y honrosas excepciones, los políticos de este país, bien sea por acción o por omisión, son corruptos y que casos como; Naseiro, Filesa y Gürtel, son solo una mínima parte de todo el enorme entramado de corrupción que ahoga la economía española. Si todo esto y mucho más, es de dominio público, ¿cómo es posible que una gran mayoría trabajadores, jubilados y personas de pocos recursos, sigan votando una y otra vez a partidos políticos que son sus verdugos? Acabemos con este sistema corrupto y opresor, votando a partidos políticos que defiendan de verdad la soberanía popular; la independencia de los Poderes públicos; las listas electorales abiertas, para que sea el pueblo el que decida quienes tienen que ser sus representantes en las instituciones públicas; el derecho a una justicia igual para todo; la participación de los ciudadanos en la solución a todos esos problemas que le afectan muy directamente… No importa el tamaño del partido político al que votes. Da igual que sea pequeño. Busca solo, que tenga convicciones que sean de verdad democráticas y de izquierdas. ¿Qué te puede fallar? Por supuesto que algo así puede ocurrir, pero recuerda, que con tu voto, de la misma manera que le has llevado al poder, puedes hundirle para los restos. Votar, no es hacerlo siempre a los mismos en plan manada, es utilizar el derecho al voto buscando poner fin a las muchas injusticias que nacen, crecen y se desarrollan, para acabar jodiendote la vida, al estar perpetuado el poder en las mismas manos. Piénsalo, porque dependiendo de a quien votes, puede estar el agravamiento o la solución a la mayoría de tus problemas. CHE-CHU

Sé el primero en comentar en «Ya sabemos, que la propaganda oficial es»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »