El pacto educativo defiende el modelo lingüístico de Catalunya

Ángel Gabilondo, ministro de Educación, llega a la reunión de ayer en Madrid. Foto: juan manuel prats Gabilondo promete 1.570 millones de euros y la jubilación anticipada de los profesores

El PP solo acepta acuerdos sobre puntos concretos, mientras que Maragall apoya el texto

El pacto de Estado por la Educación parece imposible, al menos con el apoyo del PP. Partidos, sindicatos y consejeros de las comunidades autónomas tienen hasta el 6 de mayo para pronunciarse sobre el texto definitivo, que «llega al máximo de la capacidad de consenso», según dijo ayer tras su presentación el ministro de Educación, Ángel Gabilondo. El documento defiende el modelo lingüístico de Catalunya, con el catalán como única lengua vehicular, y entre sus medidas –que van acompañadas de un presupuesto de 1.570 millones de euros– recoge reivindicaciones del profesorado como la prórroga de su jubilación voluntaria a los 60 años.

Aunque cuenta con el apoyo de la comunidad educativa y de las automías gobernadas por el PSOE, el PP solo aceptará «acuerdos puntuales», ya que el pacto sigue sin recoger sus exigencias como la enseñanza en castellano como lengua vehicular en toda España, el reconocimiento de la autoridad del profesor, la homogenización de cuerpos docentes y programas comunes para los alumnos de toda España.

El conseller de Educació, Ernest Maragall, mostró su apoyo, ya que «conserva el modelo educativo y lingüístico» y contiene buena parte de la filosofía de la ley de educación de Catalunya (LEC). A su juicio, el texto ha sido «mejorado» y su contenido es el «apropiado para que todas las comunidades lo acepten». «Hay una concreción de compromisos y puede ser una vía para recibir recursos», comentó Maragall.

 

PRESUPUESTO
Inicio con 590 millones de euros en el 2011

El texto, compuesto por 12 objetivos con 148 acciones, recoge una memoria económica de 1.570 millones de euros durante los próximos tres años (590 millones para el 2011, otros 590 millones para el 2012 y 390 en el 2013). También establece el compromiso progresivo del gasto público en Educación hasta alcanzar la media de los países de la UE en el 2020. Se prevé destinar una partida para elevar los conciertos económicos con la enseñanza privada.

Los distintos grupos políticos alabaron el esfuerzo presupuestario. El PP consideró «aceptable» la dotación, pero, según la consejera de Educación de Madrid, «no es algo prioritario», ya que poner «más dinero a un sistema educativo ineficaz y que no funciona conduce a la educación a mal puerto».
 

PROFESORADO
Jubilación opcional a los 60 años

El documento aborda todas las reivindicaciones de los sindicatos, lo que, según sus dirigentes, facilitará un acuerdo social y mejorará la situación del profesorado. Además de aprobar el estatuto docente antes de que acabe el año, incorpora la demanda conjunta de todas las organizaciones de la enseñanza que habían condicionado su apoyo al pacto al mantenimiento de la jubilación voluntaria de los profesores a los 60 años. El texto recoge la prórroga de esa posibilidad (que finaliza en agosto del 2011) al menos hasta que se reúna el Pacto de Toledo y se acuerde el nuevo marco de jubilaciones en España. Otra medida será la homologación progresiva de las condiciones de trabajo de los profesores de las escuelas concertadas.

El documento se compromete a reforzar la autoridad social del profesor, pero no le concede el grado de autoridad pública como pide el PP.

COMUNIDADES BILINGÜES
Garantizar el dominio del castellano

El texto recoge por primera vez en su preámbulo una alusión a la enseñanza del castellano en las comunidades bilingües. Pero lejos de la «cuestión capital» para el PP de que se regule por ley que un alumno pueda aprender en castellano y que pueda ser la lengua vehicular de un centro escolar, el texto mantiene una referencia muy parecida a la de los documentos previos y a la LOE. Se subraya que «los poderes públicos deben poner los medios necesarios para que al finalizar la ESO todos los alumnos comprendan y se expresen con corrección, oralmente y por escrito, en la lengua castellana y, si la hubiere, en la lengua cooficial de su comunidad».

Maragall no observó ninguna dificultad en este punto. «El castellano es también una lengua nuestra que debemos conocer y dominar en plenitud», dijo el conseller. No obstante, Maragall advirtió de que sería «impensable» poder alcanzar un acuerdo de enseñanza a nivel estatal si colisiona con la ley de educación de Catalunya (LEC).
 

ALUMNOS Y CENTROS
Cuarto de ESO puente y bachillerato de 3 años

El texto mantiene su propuesta de cuatro evaluaciones en cuarto y sexto de primaria y segundo y cuarto de la ESO, y una general para toda España, así como la creación de un cuarto de la ESO como curso puente al bachillerato. Propone dos vías en este curso, una enfocada hacia el bachillerato y otra hacia la FP, aunque ninguna excluyente. También prevé aumentar las opciones de enseñanza separada para alumnos repetidores en tercero de la ESO.

Gabilondo plantea en su propuesta «revisar la estructura del bachillerato para flexibilizar su organización y establecer los procedimientos necesarios para que el alumnado pueda superar todas las materias», lo que ha sido interpretado como una puerta abierta a debatir un bachillerato de tres años. Esta es una reivindicación no solo del PP, sino de los sindicatos, habida cuenta del exceso de contenidos concentrados en dos años. «No veo ninguna razón para que ese cambio no se plantee y se plasme en una reforma de la LOE», apoyó el conseller d’Educació.

El Periódico (23.04.2010)

Sé el primero en comentar en «El pacto educativo defiende el modelo lingüístico de Catalunya»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »