“El sistema educativo catalán garantiza

“El sistema educativo catalán garantiza el aprendizaje de las dos lenguas oficiales: catalán y castellano. Reto a los intrépidos periodistas de VEO a que localizen a un sólo alumno, uno sólo, que haya finalizado la enseñanza obligatoria en Cataluña y que no sepa hablar castellano.” Eso es, hablarlo, otra cosa es tener un dominio del idioma. Y yo también reto a cualquiera de si en una hora y media escasas, a la semana, alguien pueda conocer en profundidad un idioma. Las demagogias sobran, y los simplimos también. Por otra parte en EEUU, hay un idioma común para el conjunto de los estados, el inglés. Estoy de acuerdo en lo de que no puede utilizar gratuitamente las equiparaciones al nazismo con riesgo a banalizar lo que pasó en Alemania, pero no debemos olvidar que nazi proviene de nacionalista. Además, es curioso que se nos tilde de las peores maneras posibles a los que no casamos con los nacionalismos extremos, incluido el españolista, y que en su día nos creímos lo de “en català també, sis plau”, allá por los 80. También recuerdo lo de que los primeros años de los niños lo mejor era enseñarles en su lengua materna. Que desmemoriados somos cuando nos interesa. Un comerciante tiene todo el derecho en poner los rótulos en cualquier de los 2 idiomas oficiales que existan en una CA, todo. Paga sus impuestos y su negocio es privado, el que no esté de acuerdo es muy libre de no entrar en su establecimiento. Es curioso que cuando es al revés, cosa que pasa mucho en la Cataluña interior, si un establecimiento rotula exclusivamente en catalán, no pasa nada. Si no es de signo totalitario, para no utilizar otros términos, que se hagan casos a denuncias de cobardes anónimos que ni siquiera son capaces de dar la cara. Si esto no tiene silimitudes con gestos dictatoriales que venga alguien y me lo explique. Como también que insulten y amenacen a los que no casan con el pensamiento único imperante a nivel oficial. No me vengan con monsergas que lo defienden toda esta paranoia son de izquierdas, no. Más honesto sería que se reconocieran como de las derechas y de las más extremas. Basta de disfrazarse con piel de cordero. Basta. Hanna Arend decía que ella no se sentía judia hasta que se lo hicieron sentir por las circunstancias. Y si esas circunstancias nos obliga a definirnos como españoles, pues eso haremos, no es ningún crimen. Como no lo es pronunciar el nombre de España. Esta tarde he tenido que oir a una psiquiatra, Anna Miñarro, con motivo de unas jornadas dedicadas a la Memoria Histórica Argentina, que cuando mencionaba a ese país, Argentina, que por lo menos es 2 veces más grande que España, de mencionarlo por su nombre, no así para España, en su lugar pronunciaba el consabido Estado Español. No se cansaba, por lo menos, lo ha utilizado algo así como 10 veces. Que gran favor se les ha hecho a los franquistas que se creen poseedores de ese nombre, y que desmoria, por no decir falta de respeto, hacia tantos republicanos españoles asesinados que defendian el nombre de España sin ningún problema. Pues eso, si les gusta más, no tengo ningún problema ni en pronunciar ese nombre ni en definirme como española. Contentos estarán los grandes demagogos que pupulan por aquí.

Sé el primero en comentar en «“El sistema educativo catalán garantiza»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »