Con la MAT de fondo

Con la MAT de fondoEl debate será de mayor alcance si se concluye que debió construirse la MAT

La nevada del 8 de marzo en Catalunya está provocando consecuencias políticas. Que no estemos preparados para hacer frente a los inmediatos problemas de comunicaciones y de tráfico que provoca una nevada es comprensible, al fin y al cabo sucede esporádicamente. El ciudadano puede entender las inevitables molestias que un fenómeno tan excepcional puede ocasionar.

Las consecuencias políticas no vienen de ahí, vienen del apagón eléctrico y de las posibles responsabilidades de Endesa, la compañía privada que tiene el monopolio de la distribución eléctrica en Catalunya. Dado que la energía es un servicio básico, los poderes públicos tienen la responsabilidad de asegurar su buen funcionamiento. Y, efectivamente, durante esta semana han comenzado a pedirse responsabilidades políticas por los daños ocasionados a miles de usuarios.

Curiosamente, las responsabilidades no las han demandado sólo los partidos de la oposición al Govern sino que dentro del mismo gabinete se han ido acusando implícitamente unos a otros, en concreto el departamento de Interior (en este caso por boca del señor Boada) ha responsabilizado a Endesa e, indirectamente, al Departament d’Economia (el señor Castells), que es el competente en la inspección del servicio eléctrico y, por tanto, de las instalaciones que esta empresa gestiona. En términos políticos, ICV dando las culpas al PSC. La cultura de coalición, aquella asignatura que debía aprenderse en pocos meses durante el año 2004, al comienzo del primer tripartito, aún no se ha aprobado en el 2010. Tras abrir el Govern un expediente informativo a Endesa, Montilla ha querido zanjar el problema interno creado en el Govern al advertir en tono severo a la compañía eléctrica: “Si hay responsabilidades habrá castigo y pagarán”.

Esta actitud de quitarse las pulgas de encima y hacer responsable a una compañía privada indica también una clara falta de cultura democrática. Los ciudadanos no elegimos a Endesa, sino que elegimos cada cuatro años a unos diputados que, en el Parlament, por mayoría, designan a un president, el cual forma su Govern. Los ciudadanos, con quienes tienen relación política es con sus representantes, no con la compañía eléctrica, de la cual sólo son usuarios y consumidores. El responsable político es por tanto el Govern y, dentro de este, el conseller de Economia, encargado de garantizar un buen servicio.

Pero el debate, tan sólo iniciado, puede tener consecuencias de mayor alcance si se llega a la conclusión de que el problema de fondo es no haber construido todavía la MAT –la famosa línea de alta tensión que nos debe conectar con Francia– como afirman técnicos de la mayor solvencia. Entonces la responsabilidad no será ni de Boada ni de Castells, sino del Govern en pleno presidido por Montilla. Esta es la cuestión que dilucidar en las próximas semanas.

Francesc de Carreras

La Vanguardia (20.03.2010)

Sé el primero en comentar en «Con la MAT de fondo»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »