Las instituciones democráticas de un Es

Las instituciones democráticas de un Estado fuerte hace mucho tiempo que habrían actuado contra los cómplices de los asesinos. El nacionalismo se organiza en secciones. Unos venden una imagen democrática y se infiltran en las instituciones aprovechando la ingenuidad y la complacencia interesada de otros partidos e ideologías, y de las mismas instituciones del Estado; otros se dedican a cometer actos violentos, a secuestrar, a torturar y a asesinar. Todos ellos basan su estrategia en la retroalimentación entre los medios y los fines, en la teoría de los vasos comunicantes. Todavía no hay nacionalistas verdaderamente democráticos. De funcionar nuestra democracia al 100%, muchos nacionalistas que hoy se reparten poder, cargos y prebendas se hallarían sentados en la celda de una prisión.

Sé el primero en comentar en «Las instituciones democráticas de un Es»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »