Buenas noches: Ante la pajarraca que ha

Buenas noches: Ante la pajarraca que ha liado Guillermo Toledo y las contundentes (y merecidas) respuestas (hay que ver Elvira Lindo como procura se sutil, en comparación a otras), convendría dejar claros un par de aspectos. En democracia, “el peor de los sistemas políticos, después de todos los demás” (vino a decir Churchill), “el único en que el individuo cuenta algo” (según Alfonso Rojo) hay libertad de expresión. Y ésta es sagrada. Una diferencia esencial respecto a la Cuba castrista. Vamos, que Guillermo Toledo tiene derecho a soltar la aberración que le venga en gana. y los que no pensemos así, a decirle que es un perfecto majadero. Y si alguien se siente ofendido pues se piden explicaciones, se argumenta, se presentan disculpas o se denuncia legalmente. Dicho lo cual, cabría plantearse cuestiones pertinentes para cada uno. Mi admiración por Toledo como actor es muy limitada. No creo que sea mal actor, tampoco excepcional. Desde luego resulta chocante, al menos para mí, que se le haya vendido de seximbol del cine español. Pero me voy por las ramas. La burrada que acaba de soltar (fruto de la ignorancia, espero) ha hecho muchísimo daño, demasiado. A gente que se ha arriesgado infinitamente más que él. Y mejor será no olvidarlo. Como tampoco su apoyo a Haidar. ¿La solución es callarle la boca? Si, pero nunca prohibiendo nada, sino dejando bien clara cual es la realidad en Cuba. Claro que a un convencido no se le apea del burro. Bueno, pues que los demás no se dejen engañar. Ya será mucho. Hace unos años hubo una desagradable pero, por suerte, breve polémica (gala de los Goya de infausta memoria incluída). Estoy moralmente convencido, de que la crisis actual de aceptación del Cine Español le debe bastante. Una película mediocre de temática criptonacionalista vasca (que incluía un bienintencionado escupitajo sobre las víctimas, aunque muchos no lo detectaron, el primero el director de la película, sospecho) y su artífice, que se mostró bastante quejica y timorato, fueron fuertemente criticados, creo que con sobrada razón. Como siempre, hubo comentarios sensatos y otros que no tanto. ¿La respuesta de los compañeros cinematográficos?, arroparlos sin fisuras. ¿Legítimo? naturalmente. Pero es que hicieron un daño inmenso a las, de por sí olvidadas y en cine mucho mas, víctimas del terrorismo de ETA y muchas otras personas. Mi, hasta ese momento, actriz española favorita, largó una perla definitiva, llamó fascistas a los que criticaron la película y la gala (el derecho a la manifestación es constitucional). La presidenta de la Academia hizo un discurso verdaderamente mezquino. Fue un tremendo, y patético, ejemplo de “Están atacando a uno de los nuestros. Defendámosle con razón o sin ella”. El problema es que nadie se paró a meditar un poco. Y así nos va. Los actores españoles son libres de expresarse politicamente, como el resto de ciudadanos. Pero algunos deberían examinar con calma ciertas ideas antes de abrir la boca. Se evitarian situaciones desagradables. Me parece, al menos. Libertad de expresión. Siempre. Prudencia, También.

Sé el primero en comentar en «Buenas noches: Ante la pajarraca que ha»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »