Estoy contigo, Antonio. Sería muy largo

Estoy contigo, Antonio. Sería muy largo debatir ahora sobre la verdadera naturaleza del castrismo, y es obvio que cualquier persona que se considere de izquierdas, tanto de la izquierda reformista como de la izquierda revolucionaria, claro que sí, debería de condenar sin paliativos la encarcelación, la tortura y la ejecución de los disidentes. Pero una cosa muy distinta es no reconocer que a lo largo de todo el continente americano existen regímenes formalmente democráticos en los que los Derechos Humanos básicos tampoco se respetan. La misma coherencia que hay que exigir frente al castrismo a los partidos de izquierdas hay que exigírsela a otro tipo de formaciones políticas en relación con situaciones similares en países en los que no existe una dictadura estalinista.

Sé el primero en comentar en «Estoy contigo, Antonio. Sería muy largo»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »