No es tanto una crítica al programa de

No es tanto una crítica al programa de UPyD como a la imagen externa del partido y a parte de su estrategia. Recuerdo cómo en uno de los primeros actos organizados por la formación en Cataluña los asistentes recibimos un dossier sobre el proyecto lingüístico del partido para Cataluña. Me parece muy bien, pero por qué no prestar la misma atención particularizada al proyecto económico o al proyecto social, que son las cuestiones que más preocupan a los ciudadanos, especialmente en estos graves momentos de la crisis. El nacionalismo catalán es, preferentemente, un nacionalismo lingüístico, que utiliza una lengua diferente del idioma oficial en todo el Estado para mantener la jerarquía social dentro de la propia región y para alienar a la población catalana con respecto al resto de sus conciudadanos del resto de España. Esto significa que el tema de la lengua no es baladí. Ciertamente, necesita una atención específica en nuestra región. Pero eso no significa que UPyD o cualquier otro partido no-nacionalista tengan que aparecer ante la opinión pública como formaciones políticas monotemáticas. El asunto de la lengua es transversal, e incide con dureza en áreas como la Educación y los medios de comunicación, si bien va extendiendo sus tentáculos por todas las instituciones e incluso en el ámbito privado. Todo esto es verdad, como también lo es que cada día cierran empresas, que el desempleo está conduciendo a muchos catalanes a la desesperación y que jóvenes, inmigrantes, parados y pensionistas engrosan, cada día de forma más significativa y dramática, las colas que se forman en los supermercados de las capitales catalanas para recoger los alimentos caducados que van a tirarse a la basura. Sólo pido un poco de perspectiva y autocrítica a los dirigentes de UPyD.

Sé el primero en comentar en «No es tanto una crítica al programa de»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »