Rajoy se deja querer: CiU le tantea por si necesita sus votos para gobernar en Cataluña

El presidente del PP, Mariano Rajoy, después de la sesión de control en el Congreso (Efe).Su reunión ‘secreta’ con Duran Lleida sólo tardó unos minutos en conocerse públicamente

José L. Lobo.- «Pura estrategia electoral en clave catalana». Así definía ayer un veterano diputado del PP la invitación de Josep Antoni Duran LleidaMariano Rajoy para explorar juntos la posibilidad de promover un gran pacto contra la crisis entre las principales fuerzas políticas. El encuentro secreto entre ambos -aunque la noticia corrió como la pólvora por los pasillos del Congreso- se celebró ayer en el despacho del líder del PP en la Carrera de San Jerónimo, un día después de que los nacionalistas catalanes trasladasen esa misma oferta a José Luis Rodríguez Zapatero. «CiU sabe que no hay ninguna posibilidad de alcanzar ese pacto, pero le conviene recuperar su imagen de partido moderado y conciliador y, sobre todo, mejorar sus relaciones con nosotros por si nos necesita para gobernar en Cataluña», sostiene otro diputado popular.

Los hechos -y sobre todo las palabras- parecían darle la razón al parlamentario del PP. Porque, poco después de concluir la reunión, Duran Lleida se apresuró a aclarar a los periodistas: «Hasta la fecha no he visto receptividad por parte del presidente del Gobierno, que es quien debe liderar ese pacto; pero, sinceramente, tampoco la he visto en el PP». Y por si quedaba alguna duda, añadió que la mediación de CiU entre Zapatero y Rajoy «serviría de poco» porque, a su juicio, las estrategias de ambos «están muy decididas».

Y también parece estarlo la de CiU, en opinión del PP. «Rajoy se ha dejado querer, pero no se ha comprometido a nada. Seamos sinceros: Zapatero ya nos ha ofrecido media docena de pactos de Estado contra la crisis en esta legislatura, pero luego no ha concretado ninguno porque no tiene el menor interés. No decimos que la oferta de Duran Lleida no sea sincera, pero si lo hace es, sobre todo, con la vista puesta en las elecciones catalanas», añaden fuentes próximas al líder del PP. «Si CiU las gana pero no llega a la mayoría absoluta, como ocurrió la última vez, es muy probable que nos necesite para desbancar al tripartito y poder gobernar».

Condenado al fracaso

El de ayer con Rajoy no fue «un desayuno de trabajo normal», como dijo Duran Lleida tras el encuentro, que se prolongó durante media hora. Hacía casi tres años que ambos no se reunían -la última vez fue en 2007 para analizar el proceso de diálogo con ETA aún en marcha- y más de cuatro desde que las relaciones entre CiU y el PP quedaron prácticamente rotas, después de que el líder de la formación nacionalista, Artur Mas, sellase ante un notario su compromiso de no gobernar jamás con los populares. Por eso el encuentro que Rajoy y Duran Lleida celebraron ayer en el Congreso, y que éste sabía de antemano que estaba condenado al fracaso, es interpretado de forma unánime en el PP como un acercamiento interesado de CiU.

Los nacionalistas catalanes admiten en privado que, aunque su objetivo es lograr la mayoría absoluta en la cita con las urnas del próximo mes de noviembre -siempre que el presidente de la Generalitat, José Montilla, no convoque las elecciones por adelantado-, no desdeñarían los votos del PP si éstos fuesen imprescindibles para la investidura de Mas. Y aunque reconocen que un excesivo acercamiento a Rajoy podría pasarles factura entre su electorado más soberanista, se defienden de las insinuaciones de oportunismo lanzadas por los populares. «Si Rajoy se deja querer es porque también le interesa. ¿Qué ocurrirá en 2012 si el PP gana las elecciones pero no tiene mayoría suficiente para gobernar? ¿Acaso no buscarían nuestro apoyo?», se pregunta retóricamente un diputado de CiU.

Ese escenario no resulta nada descabellado. Todas las encuestas dan la victoria al PP si ahora se celebrasen unas elecciones generales, pero la ventaja -entre tres y seis puntos- es insuficiente para alcanzar la mayoría absoluta. Y a no ser que los estragos de la recesión económica arrastren las expectativas de voto del PSOE a un punto de no retorno, Rajoy podría quedarse en 2012 a las puertas de gobernar… a menos que CiU acudiese en su auxilio.   

El Confidencial (11.02.2010) 

Sé el primero en comentar en «Rajoy se deja querer: CiU le tantea por si necesita sus votos para gobernar en Cataluña»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »