Un invitado molesto para Obama

Un invitado molesto para Obama

Entre los invitados de Obama en la Casa Blanca a los Angeles Lakers, campeones de la NBA en 2009, hubo una escandalosa ausencia al que la prensa le prestó nula atención, la de uno de los técnicos del equipo Craig Hodges, veinte años después el poder seguía sin perdonarle su osadía de levantar su voz en defensa de los oprimidos, seguía siendo un invitado molesto

Guillermo Nova – La República.- Entre los invitados de Obama en la Casa Blanca a los Angeles Lakers, campeones de la NBA en 2009, hubo una escandalosa ausencia al que la prensa le prestó nula atención, la de uno de los técnicos del equipo Craig Hodges, veinte años después el poder seguía sin perdonarle su osadía de levantar su voz en defensa de los oprimidos, seguía siendo un invitado molesto.

Profesional durante 13 años al más alto nivel en la NBA, ganador de tres campeonatos consecutivos a principios de los años noventa con sus respectivos concurso de triples ante el mismísimo Larry Bird, durante toda su carrera nunca estuvo implicado en ningún caso de drogas, violencia o abusos a mujeres, era un deportista modélico pero cometió un error cuando se atrevió a opinar defendiendo a la gente del barrio de donde salió, denunciando la pobreza sobrepasó un línea infranqueable, porque los modelos para los jóvenes no los deciden los aficionados sino que los crean la Niké o la Coca Cola.

En 1992 el base de los Chicago Bulls aprovechando el homenaje que ofreció a su equipo en la Casa Blanca George Bush padre, le entregó una carta al presidente estadounidense donde protestaba por el maltrato de su Gobierno a los negros y a los pobres, esa carta fue su testamento deportivo, un año después ningún equipo profesional de la NBA lo quería en sus filas y los dirigentes de los Chicago Bulls en público decían que con treinta y dos años ya era demasiado viejo, mientras que en privado le llamaban alborotador.

Aznar entró en la historia poniendo los pies encima de la mesa de Bush mientras mandaba jóvenes a morir a Iraq en una guerra que no era la nuestra, Zapatero hizo un paréntesis en su laicismo de escuela concertada y rezó a Obama por los jornaleros pero no porque el olivar sea de ellos, mientras Craig Hodges fue un ejemplo de dignidad por eso se convirtió en un invitado molesto para Obama.

larepublica (9.02.2010)

 

Sé el primero en comentar en «Un invitado molesto para Obama»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »