La hora de la verdad

La hora de la verdadEspaña está en números rojos, y el presidente Zapatero intentando salir en una inútil foto

El pasado jueves 4 de febrero fue un día importante para la política española. Tengo la impresión de que, de pronto, finalmente todos han empezado a verlo claro: la bolsa se hundía en Madrid por la desconfianza en la economía española de los inversores extranjeros mientras el presidente del Gobierno intervenía en un folklórico desayuno nacional de oración en Washington, organizado por la Fellowship Foundation, más conocida como La Familia, una organización extremista de la derecha cristiana norteamericana. Allí estaba Obama, que se limitó a dar un abrazo a Zapatero antes de largarse. Todos oraron.

Por tanto, el mismo día, a la misma hora, se hacía visible la gran comedia que se está desarrollando en la política española. Por un lado, un presidente de Gobierno sólo preocupado por su imagen pública, por el otro, un país al borde de la bancarrota.

Durante sus casi seis años de gobierno, Zapatero ha realizado funambulescos equilibrios para mantenerse en el poder buscando los aliados más inverosímiles que le aseguraran mayorías parlamentarias de geometría contradictoria. A su vez, se ha inventado problemas inexistentes que ha ido resolviendo sin coherencia alguna. Pero no ha gobernado. Ha dejado sin resolver lo fundamental, lo que le legitimaba, además, como socialista: las necesarias reformas económicas que España necesitaba. Hasta tal extremo ha dejado Zapatero que se pudriera la situación que al final el suspenso se lo ha dado la realidad económica de un mundo globalizado: los inversores no le creen porque estudian los números de la economía española y no les salen las cuentas. Han llegado a la conclusión de que nuestra economía está mucho peor de lo que dicen las autoridades. A la misma conclusión están llegando prestigiosos economistas de nuestro país. Lean el penetrante artículo de Luis Garicano “Pero ¿por qué desconfían de España los inversores extranjeros?” en el digital económico www.nadaesgratis.es.

Mientras así nos ven desde fuera, el Gobierno español da palos de ciego, se contradice a sí mismo, la vicepresidenta política discrepa de la económica y Zapatero participa en el esperpéntico desayuno del jueves, al que no había sido invitado por Obama, sino por la mencionada asociación conservadora, y en el que el presidente estadounidense no le hizo ni caso cuando todo se había vendido como fruto del interés norteamericano en hablar con el presidente español. Estamos en números rojos y Zapatero intentando salir en una inútil foto. El espectáculo es ridículo y hasta resultaría cómico si no fuera tan desolador.

La fiesta ha terminado. Los hechos son testarudos. Sin oposición interna seria, sin críticas en la opinión pública, con sindicatos y patronal cómplices del poder, finalmente el suspenso a Zapatero se lo está dando el mercado de la deuda. La hora de la verdad ha llegado.

Francesc de Carreras

La Vanguardia (6.02.2010)

Sé el primero en comentar en «La hora de la verdad»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »