Zapatero, el camaleón

Zapatero, camaleónLe llamaron Bambi cuando no sabían cómo era. Ahora que le conocemos yo diría que se ha ganado a pulso el apelativo de camaleón. Nadie como él para mimetizarse en el ambiente. Nadie como él es capaz de adaptarse al medio con una rapidez tan extraordinaria que ni los suyos son capaces de identificarle e identificarse con él.

No es cuestión de tirar de hemeroteca para confirmar hasta qué punto lo que acabo de afirmar es cierto; mi amigo Santiago González ha llenado su blog de ejercicios prácticos que demuestran lo inestable del discurso del líder, así que no les cansaré con reiteraciones. Si quieren reírse–y asombrarse–, les recomiendo que vayan a la fuente:  http://www.santiagonzalez.blogspot.com/.

Así que sin el ánimo de la exhaustividad, déjenme que les explique por qué considero que el animal que más le pega a Zapatero es el camaleón.

Según la definición que de este animal hace Fauna Ibérica, el camaleón es un reptil  cuyo ” color de fondo es exageradamente variable y lo pueden cambiar a voluntad; de tal forma, se dan individuos de color verde, amarillento, pardo, e incluso azulado o exageradamente negro. Junto al color imperante, siempre aparecen una serie de ocelos o máculas, unas de color blanquecino y otras de tonos más oscuros. En todos los casos, las variaciones del color son fiel testigo del estado anímico, de factores ambientales, e incluso del rango que ocupa cada individuo con respecto a sus congéneres“. ¿Les suena?

El diccionario de la Real Academia de la Lengua añade en su segunda acepción la siguiente definición:

2. m. coloq. Persona que tiene habilidad para cambiar de actitud y conducta, adoptando en cada caso la más ventajosa.

¿A que también les suena?

Ejemplos prácticos:

  • Zapatero va a Rodiezmo y se convierte en un minero más. Y jura y perjura que no tocará las pensiones, que no permitirá que se pierda ni un solo puesto de trabajo en unas minas que no producen más que nostalgia de un pasado que yo no fue. Dice lo que sus compañeros de UGT y PSOE que le organizan el acto quieren escuchar; no hace lo que un dirigente político responsable debiera: decir a los mineros que hay que construir el futuro superando un pasado que ya no volverá;  que no pueden seguir añorando lo que fueron, que las nuevas generaciones tienen derecho a soñar de verdad con un futuro mejor, construido por ellos mismo, alejado de la dependencia a la que les somete un gobernante que compra sus votos a cambio de subvenciones que cada año les alejan más de una vida autónoma y libre. No; son obreros, mineros, sindicalistas: y el camaleón se pone el pañuelo rojo al cuello y canta la Internacional.
  • ¿Qué Zapatero  va a Davos? Pues hay que ponerse de neocon. Sobre todo después de que a España le han sentado en la mesa de los torpes, con Grecia y Letonia, a explicarse ante ese foro económico que se supone mueve el mundo. Allí hay que decir que somos serios, que cumplimos nuestros compromisos. Cosa que es cierta si se refiere a los españoles en general; pero que ha dejado de serlo si se refiere al país que él nos está dejando. Por eso anuncia recortes en el gasto de 50.000 millones de euros, veinticuatro días después de haberse aprobado los Presupuestos Generales del Estado, estos que subastó en las Cortes y fueron adjudicados al PNV y Coalición Canaria. Como no tiene el valor (ni la idea) para sostener un discurso alternativo al que allí se hace (necesidad de combatir el déficit, necesidad de ahorrar en gastos corrientes, necesidad de impulsar políticas anticíclicas, necesidad de ordenar los mercados financieros…), pues va y da un bandazo. ¿Improvisación? Bueno, sí; pero eso es algo a lo que ya estamos acostumbrados.  Lo novedoso es la constatación de la falta de cuajo; no se atreve a ser diferente de aquellos a los que desprecia en cuanto llega a España. Y se mimetiza con ellos buscando que le quieran.

Por supuesto que la mayor parte de sus Ministros no tienen ni  idea de que va a hacer estos anuncios; ni tampoco lo saben los miembros de la C. Ejecutiva Federal del PSOE, entre otros el Secretario de Estado para la Seguridad Social que se sienta con él en Ferraz.  Es una variación (como dice Fauna Ibérica) producto del estado anímico, del factor ambiental y del rango. Ha de quedar bien allí, sin llamar la atención, confundido entre todos, uno más de ellos…A los demás, que les zurzan.

  • Luego Zapatero se va a una cumbre con los países africanos. Y repite jugada: más africano que los africanos. Les dice que han de seguir hablando “de igual a igual; y no se le cae la cara de vergüenza. Les dice que hay que invertir más en Somalia, porque son un riesgo; y no se le cae la cara de vergüenza a él, que es el más bueno de los buenos y todo lo hace por altruismo. Les dice que está muy agradecido porque se hayan apuntado a la Alianza de las Civilizaciones; y tampoco se sonroja por trasladar a quienes luchan cada día por sobrevivir sus sueños de adolescente sobrevenido a presidente.  a quienes luchan cada día por sobrevivir.  Presume de lo contento que está Moratinos porque le sigue dando lo que le prometió para Cooperación, porque no le ha rebajado el Presupuesto… Habla ante los dirigentes africanos como el jefe de una tribu que presume de su generosidad y eso le reporta la alegría de su chamberlain… El camaleón vuelve a adaptarse al terreno  cambiando de actitud y conducta, adoptando en cada caso la más ventajosa.

Podríamos seguir poniendo ejemplos, pero no merece la pena. Está claro que tenemos un gobernante capaz de hacer cualquier cosa (lo que sea y como sea) para mantenerse. Descubrió la demoscopia antes que la política y la ha usado y la seguirá usando en su beneficio. Cambiará de color tantas veces como sea necesario. Se adaptará al medio para sobrevivir. Olvidará cualquier promesa, cualquier compromiso que hubiera formulado sin importarle ni cuando la hizo ni ante quien se comprometió. Su instinto de supervivencia es mayor que el de un camaleón. Y tiene la sangre igual de fría. Que no se nos olvide.

Rosa Díez

blog de Rosa Díez (2.02.2010)

Sé el primero en comentar en «Zapatero, el camaleón»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »