Buenas tardes: Admiro y respeto a Rosa

Buenas tardes: Admiro y respeto a Rosa Montero, con cuyas opiniones suelo coincidir. Sin embargo hace un tiempo que le estoy dando vueltas a la presente columna. En general considero su comentario acertado, pero algo hay en él que me escama. He consultado un par de foros de opinión y parece que las posturas se han dividido muy enconadamente entre los que opinan que es una sentencia justa y los que la encuentran exagerada. Sin mucha diferencia en cuanto a las argumentaciones. Y parece ser que los padres no salen muy contentos de los procesos de divorcio. Pero hay un aspecto en el que tal vez Montero no recae. Y es que en España, juraría yo, no estamos acostumbrados a las sentencias severas, que no injustas. Tanto buenismo desde la Transición (saliamos de una dictadura, era justo y necesario) ha acabado convenciéndonos de que realmente hay que compadecer al criminal. Tal vez, pero ¿la responsabilidad personal donde queda entonces?¿Reinsertar? por supuesto. Pero ¿sin pagar por el delito cometido? El aberrante caso de De Juana Chaos hizo a muchos alterarse. Ni a año por muerto le salió. Y eran 25. Ese es el número de familias que sólo pueden ver a un ser querido en el cementerio. Inválidos aparte. Y sin duda alguna pérdida de la razón, depresión crónica y demás. Pero es que hasta la fecha esa había sido la tónica. Etarras con sangre en las manos han quedado libres con penas ridículas por decenas. Nadie se rasgó las vestiduras por la excarcelación de Mercedes Galdós (un niño entre sus asesinatos a sangre fría). Al miserable De Juana, lo que realmente le diferencia es ser un bocas. Malnacidos lo son todos. Así hemos vivido hasta la llegada de casos de los que alteran a la gente. Imponer condenas de miles de años es ridículo, jamás se podrán cumplir con nuestro sistema. El Violador de Ancianas hubiera quedado libre de no cruzarse con compañeros de talego cabreados. Y siendo un genuino asesino en serie… La pena de Carrascosa puede ser excesiva, pero nadie ha señalado que sea ilegal. Ha sido implacable, lo mismo que su aplicación. No la defiendo. Pero el elevado número de personas que sí lo hacen debería hacernos reflexionar sobre nuestro sistema legal. Y desde luego que no insinuo que haya que restaurar la pena de muerte o la cadena perpetua para quien robe una sortija, ni dar carta blanca a la policía. Pero para ciertos delitos si que habría que plantearse si realmente hace justicia, que el asesino o violador pueda pasearse ante los familiares al cabo de una excursión. Eso lleva a entender que se aplauda encarcelar 14 años a una madre. Creo que es un síntoma, mucho más allá del machismo habido o por haber. Valdría la pena reflexionar sobre ello. Un saludo.

Sé el primero en comentar en «Buenas tardes: Admiro y respeto a Rosa»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »