Soy completamente contraria a la corrida

Soy completamente contraria a la corrida de toros, al igual que cualquier fiesta popular en la que utilicen como medio de divertimento a cualquier animal sin que a los participantes del jolgorio les importe el padecimiento de aquél. Ahora bien, también soy contraria a algunos de este terruño que quieren cargarse la mal llamada fiesta nacional no por motivos éticos, no, sino por ser identificativo por lo que ellos entienden como un simbolo muy español y que no tiene nada que ver con las esencias catalanas. Mayor hipocresía no puede darse si nos atenemos al hecho de la gran afición barcelonesa taurina que ha existido a lo largo del tiempo como demuestra el hecho de a principios de 1900 habían en Barcelona, no una ni dos, sino tres plazas taurinas. Los hechos cantan y no hay más.

Sé el primero en comentar en «Soy completamente contraria a la corrida»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »