Bueno, ha salido lo que ya teníamos. Er

Bueno, ha salido lo que ya teníamos. Era evidente. Seguimos arrastrando el lastre de la transversalidad, de una indefinición que propicia que el partido dependa total y enteramente de su líder. Es muy cómodo. Nadie podrá reprocharle a UPyD que se sitúe a uno u otro lado del espectro político. Podrán pactar con todos políticas de derechas o de izquierdas, menos con los nacionalistas. El diario El Mundo ya está echando las campanas al vuelo sobre un hipotético pacto PP-UPyD de cara al resultado de las aún lejanas elecciones generales. Esperemos que Rosa Díez sea fiel a su palabra y no ayude a formar gobiernos a no ser que se cumplan estrictamente las condiciones que el partido exige. Recordemos que el CDS firmó su sentencia de muerte en el momento en el que abandonó su inicial equidistancia y decidió apoyar a los populares. Las personas de izquierdas que ponemos nuestra confianza en UPyD veríamos frustradas nuestras expectativas si el partido se alineara con el PP y, en contraposición, se formara el ya viejo frente español antiespañol, valga la paradoja, compuesto por la izquierda y los nacionalistas. Lo que no tiene precio ha sido el secretismo con el que se han estado llevando los contactos entre UPyD y el grupo europeo socialdemócrata. ¿Tan acomplejados estamos?

Sé el primero en comentar en «Bueno, ha salido lo que ya teníamos. Er»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »