Somos muchos los que todavía nos pregun

Somos muchos los que todavía nos preguntamos qué es lo que piensa hacer UPyD de cara a las elecciones autonómicas catalanas del año que viene. Enfrentados con un Albert Rivera al borde de la muerte súbita, y sin ninguna intención de resolver el absurdo embrollo en el que se encuentra el no-nacionalismo político en Cataluña, la verdad es que tememos que acaben presentándose a desgana, para cubrir el expediente, sin ninguna intención de entrar en el Parlamento y dispuestos a escuchar las carcajadas de los nacionalistas con Joan Carretero y sus adláteres ocupando su escaño. ¿Es éste el compromiso de los políticos en los que confiamos con sus electores? ¿Hasta que punto van a permitir que hagamos todos el ridículo? Algo que crispa los nervios es la actitud de Martínez Gorriarán. Cualquier sugerencia que cae en su blog, cualquier nota levemente disonante en su discurso monocorde es directamente eliminada. Sólo quiere adeptos. ¿Es el gurú de una secta postmoderna o el secretario de un partido? Él no tiene ni idea de cuál es la situación en Cataluña, ni quiere escuchar a los que están más puestos. Su idea de ir calando poco a poco con el mismo criterio transversal de las narices podría significar un suicidio si en las próximas elecciones nos quedamos todos en la calle. ¿Sangre fría o auténtica falta de interés? Vaya desastre, madre de Dios. Si UPyD logra finalmente entrar en el Parlament, será porque verdaderamente la gente está muy harta del nacionalismo, porque los que habrían de ser los primeros interesados en impulsar a este partido parece que están luchando por la causa opuesta, la verdad. Antonio Robles abandona el escaño y dice que no va a entrar en UPyD. José Domingo crea una historia que no se sabe bien qué sentido tiene. Francesc de Carreras está bastante missing. Albert Boadella se larga de Cataluña. Arcadi Espada sigue en la estratosfera. ¿Y el resto de los intelectuales? Bien que rajaron algunos contra Ciutadans por lo de Libertas con el grotesco argumento de que Rivera y los suyos se habían decantado por ser de centroizquierda. ¿Dónde están ahora? ¿Y que me decís de ese lamentable lobby de derecha pura y dura que es la asociación Ciutadans de Catalunya? Es todo muy penoso. Es que ya no sabemos ni en qué comprometernos ni a quién apoyar. Por mi parte, me involucraré en lo que pueda en la campaña de UPyD -a no ser que ocurra alguna que otra desgracia con el partido. Pero ya doy por sentado que a pocos más conseguiré convencer. Nos lo están poniendo difícil, muy difícil.

Sé el primero en comentar en «Somos muchos los que todavía nos pregun»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »