La Vanguardia, diario al servicio de CiU

La Vanguardia, diario al servicio de CiU, intenta barrer para casa todo lo que puede -para CiU, obviamente, no para Cataluña- y no dice toda la verdad respecto de los posibles pactos -se podría llegar a formar gobierno sin la participación de CiU. Pero lo más importante es la connotación con la que marcan a UPyD. Esta noticia ha sido ampliamente difundida, y en ella el partido liderado por Rosa Díez es tildado de “neocentralista” y de “centroderecha”. Neocentralista cuando es el único partido que propone la implementación de un verdadero Estado federal, y de centroderecha cuando su programa se encuentra situado a la izquierda de las políticas defendidas y puestas en marcha por el PSOE. Desde la mayor o menor parte que nos toque, hagamos lo posible para que estos “insultos” de La Vanguardia no acaben convirtiéndose en una realidad. No sólo son los medios poco afines los que identifican a UPyD con posiciones políticas españolistas y de derecha más o menos liberal. He podido hablar con periodistas extranjeros residentes en Barcelona, así como con diferentes personas que trabajan en esta comunidad, españolas o no, que tienen una imagen capciosa de UPyD. Los más críticos incluso advierten que desde el partido tampoco se hace precisamente mucho para evitar esta imagen ajena al mundo de la izquierda y del movimiento obrero. Así, con estas mismas palabras. Estoy un poco harto de tener que ir explicando a la gente el rollo de la transversalidad, y que lo verdaderamente importante es el programa electoral de los partidos, su actividad parlamentaria, en los ayuntamientos, sus movilizaciones… Suele oler a excusas de mal pagador, a falta de claridad y a…, por qué no decirlo directamente, partido populista de extrema derecha. No sé si alguien lo ha advertido, pero la asociación ultranacionalista orquestada por el ex consejero de ERC Joan Carretero -Reagrupament-, parece, por lo menos por lo que ellos dicen, una especie de proto UPyD desde el ángulo catalanista: regeneración de la democracia, propuestas de listas abiertas y demás, transversalidad… Como sabemos, Carretero y su tropa, empezando por Joan Laporta, Xavier Sala i Martín y Heribert Barrera, no se caracterizan precisamente por su progresismo. Y en este sentido, sólo cabe recordar que los dos partidetes que ya han apoyado explícitamente el proyecto de Carretero, Unitat Nacional Catalana y el Partit Republicà Català, se caracterizan igualmente por definirse transversales mientras lanzan mensajes xenófobos y desfilan con antorchas y banderas negras. ¿Queréis más partidos transversales? Pues ahí están la “entrañable” Falange Española, en sus variados formatos, y la racista Plataforma per Catalunya del demagogo profesional Josep Anglada. ¿Hace falta insistir más sobre el contenido que suele encubrir eso de la “transversalidad” que tanto defiende Carlos Martínez Gorriarán? Creo que en el próximo congreso de UPyD habría que huir como fuera de esta engañosa definición. El término “progresista” tampoco dice demasiado, la verdad, pero es un poco más presentable. Reflexionemos sobre ello.

Sé el primero en comentar en «La Vanguardia, diario al servicio de CiU»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »