Y a uno le asalta un par de inquietantes

Y a uno le asalta un par de inquietantes preguntas: ¿cuánto hay entre todo esto y los fervorosos arrebatos independentistas? Si los designios fueran locales, si no existieran organismos de control externos (lease Agencia Tributaria) la repartija de los millones ¿habría seguido en la más aboluta impunidad otros treinta años?

Sé el primero en comentar en «Y a uno le asalta un par de inquietantes»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »