Carta abierta a Ernest Maragall

Ernest Maragall i MiraSepa en primer lugar, y pese a lo que sigue, que respeto su libertad de expresión, como espero que Ud. respete la mía. Nos separan muchas cosas: Ud. nació en Barcelona y es catalán, yo nací en un pueblo de Granada y soy español; Ud. es hijo de la burguesía catalana y se crió y vivió en la zona alta de Barcelona, yo soy hijo de un ebanista y estudie derecho por las noche; Ud. es consejero de educación del gobierno catalán, yo soy un abogado en ejercicio.

 

Ud. debería, por sus estudios, conocer lo que es un estado de derecho. También debería conocer qué es la división de poderes, porque si no es así no merece ocupar el puesto que ocupa en un gobierno autónomo. Pero, visto lo que veo, todo es posible cuando basureros y camareros ocupan puestos importantes en la alta política catalana, con todo mi respeto a esas profesiones.

 

A lo que iba, Ud. publicó en “El País” el día 25 de agosto, un artículo en el que exponía y mantenía sus pensamientos y argumentos, que no tiene desperdicio y que aconsejo a los que leen estas líneas que hagan lo posible por leerlo. Aunque no espero que me conteste, le hago unas preguntas a continuación, sobre dicho artículo, por si es tan amable de aclarármelas.

 

-¿Cuándo se pregunta qué queremos que sea Cataluña, a quién se refiere?, ¿es que Ud. es Cataluña?

-“La capacidad para decidir sobre todos y cada uno de los ámbitos, cuestiones y aspectos determinantes de nuestro futuro colectivo”. ¿Qué es eso, la independencia?

– “Digámoslo claro y en voz alta: el pacto Cataluña-España está cerrado y rubricado.” ¿A qué pacto se refiere?

-”El Tribunal Constitucional es el auténtico «rey desnudo» de nuestro sistema democrático.” ¿Qué quiere decir?

– “¿Es que no tenemos un Estatuto plenamente vigente y operativo, que podemos desplegar con la intensidad y el ritmo que nos convenga, sin atender a ninguna «interpretación» que no sea la del propio criterio, sin más límite que el que nos marque nuestra propia ambición?” Esto sí lo entiendo, Ud. no cree en la Justicia.

– “Legislemos, gobernemos, decidamos, construyamos el país que queremos.” Esto ya se va entendiendo  más, es puramente la independencia de Cataluña.

-“¿Nos debemos quedar atados de pies y manos esperando atemorizados lo que una docena de juristas puedan decidir por nosotros? De ninguna manera.” Esta afirmación, es más grave y puede ser un delito tipificado en el vigente código penal, en su artículo 504 acerca de amenazas al Tribunal Constitucional.

– “Un partido con quien compartir valores, principios y programas para construir una determinada concepción de la sociedad en libertad; una alianza que incluya un mínimo pero sólido acuerdo sobre qué quiere decir España y que quiere decir Cataluña.” ¿A qué partido se refiere al PSC, que estafa a cientos y miles y miles de ciudadanos catalanes que se sienten españoles y usan su voto para ayudar a los independentistas?, ¿es ese su sentido de libertad, sobre todo en la lengua, de las escuelas catalanas?

– “Un Gobierno de coalición PSOE-PSC”. ¿Qué quiere decir, que a partir de ahora en Cataluña podrán sus ciudadanos afiliarse con libertad al PSOE, o estará prohibido como ahora?

– “Que otorgará al presidente Montilla la posibilidad de representar una amplia mayoría social. La que le permitirá liderar con determinación un proyecto de construcción nacional que nos acerque a un país libre, abierto, con carácter bien definido, referencia en Europa y en el mundo, el país que los catalanes trabajamos desde siempre para conseguir.” Esto sí que es bueno, pero si no admiten los votos de los socialistas españoles que viven en Cataluña. Dónde está esa mayoría social, en su cabeza solamente.

Me he atrevido a destacar lo más vistoso de su artículo. Si Ud. es quien debe dirigir la educación de los futuros ciudadanos de Cataluña, los pobres van apañados. Me permito preguntarle, si eso de ser socialista es por vocación o por oficio, pues después de ver sus ideas o mucho me equivoco o Ud. de socialista tiene menos que Zapatero de monja.

 

Creo que después de mostrar y desnudar sus ideas, que no conocíamos, se puede retirar y ayudar a su hermano Pascual en esa fundación para favorecer a los enfermos de Alzeimer.

 

Me despido recordándole que hace muchos años coincidimos en una cena, que se realizó auspiciada por el Foro Babel y el PSOE-PSC de antes, donde sin cobrarle royalties le propuse el nombre de CIUDADANOS PARA EL CAMBIO, que luego acepto su hermano. Pero los allí reunidos, en aquel evento, nunca llegamos a pensar que el cambio fuera en la dirección que ha ido, hacia la muerte anunciada del PSOE en Cataluña………………………………………………………………………..QUE PAIS.

 

Antonio Pavón (09.2009)

Sé el primero en comentar en «Carta abierta a Ernest Maragall»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »