Urkullu acusa a la Guardia Civil de subir al monte Gorbea para «joder» al PNV

Militares colocan la bandera española en la cima del Gorbea, el 18 de junio Primero fue el Ejército y ahora la Guardia Civil. Si la ministra de Defensa, Carme Chacón, ya irritó en junio al PNV por permitir unas maniobras militares y el despliegue de una bandera española en la cima del Gorbea, el responsable de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha soliviantado aún más los ánimos de los nacionalistas vascos por autorizar un control policial, el pasado domingo, en la cumbre del emblemático monte situado entre Álava y Vizcaya.

Con cierta ironía pero sin ocultar su profundo malestar, el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, llega a dar por hecho en su blog personal que el Ejército y la Guardia Civil han subido al Gorbea «por cojones» y con la única intención de «joder» a su partido y al nacionalismo vasco, en cuyo imaginario ese simbólico monte, de 1.482 metros de altitud, ocupa un lugar destacado.

Urkullu señala, sin citarlos, a Chacón y Pérez Rubalcaba, a los que acusa de «diseñar desde sus despachos este tipo de operaciones pseudo-militares utilizando mucho más la testosterona que las neuronas». Y dirige también sus dardos contra Patxi López y Rodolfo Ares. «Me gustaría saber qué opina el Gobierno vasco, su lehendakari y el consejero de Interior de todo esto. Creo que no lo sabremos nunca, porque están en otra».

Pero el enfado del PNV no se queda ahí. Ayer, su portavoz adjunto en el Congreso, el ex consejero del Consejo General del Poder Judicial Emilio Olabarria, presentó tres preguntas en el registro de la Cámara Baja dirigidas a Pérez Rubalcaba para que éste explique por qué el pasado domingo un helicóptero de la Guardia Civil sobrevoló la cumbre del Gorbea y varios agentes del cuerpo «pidieron la documentación a todos los montañeros que subieron a este parque natural protegido vasco».

Los nacionalistas se muestran «sorprendidos por lo ocurrido», y exigen saber si Defensa e Interior tienen previstas nuevas maniobras militares o controles policiales en el monte Gorbea, lugar de peregrinación de miles de vascos y uno de los destinos favoritos de montañeros y excursionistas de aquella comunidad autónoma. Pero, sobre todo, un accidente geográfico que identifica como pocos a Euskadi y del que en muchas ocasiones han tratado de apropiarse los nacionalistas.

«Signo de conquista»

La última vez que eso ocurrió fue el pasado 4 de julio, dos semanas después de que una compañía del Ejército, formada por cerca de un centenar de efectivos y procedente del cuartel de Munguía (Vizcaya), realizara unas maniobras militares en la cima del Gorbea. Ese día, Urkullu encabezó una marcha hasta la cumbre del monte, acompañado por otros dirigentes del partido, para homenajear a la ikurriña y expresar su rechazo al despliegue de una bandera española por el Ejército.

Tras culminar la marcha, el presidente del PNV afirmó en lo alto del Gorbea que «Euskadi no es Perejil, ni un punto estratégico en el que algunos claven su estandarte como signo de conquista».

Ahora, Urkullu aprovecha el despliegue de la Guardia Civil en el emblemático monte para arremeter también contra la supuesta castellanización de la Ertzaintza y la decisión del lehendakari López de eliminar de las calles las pintadas a favor de ETA. «Esto parece sólo el principio de una nueva época. Ares ya ha metido la tijera en los presupuestos de euskaldunización de la Ertzaintza y prescinde de la mitad de los profesores de euskera en la Academia de Arkaute, al tiempo que anuncia partidas económicas para borrar pintadas en nuestros pueblos y ciudades».

El Confidencial (15.07.2009)

Sé el primero en comentar en «Urkullu acusa a la Guardia Civil de subir al monte Gorbea para «joder» al PNV»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »