Cataluña tendrá la financiación per cápita más alta de España

La vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado (Efe).

Carlos Sánchez.- «No hay cambio de modelo. Lo que se ha hecho, simple y llanamente, es cumplir con el Estatut”. Lo dice Ignacio Zubiri, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad del País Vasco y uno de los mayores expertos en financiación autonómica. Para otro colega suyo -también catedrático de Hacienda Pública- pero que prefiere guardar su identidad, hablar de nuevo sistema es simplemente “absurdo”.

Básicamente por una razón. Un sistema es un conjunto de reglas, y “aquí lo que se ha hecho es la firma de un pacto político con Cataluña, y a continuación los técnicos de Hacienda lo han dado forma y lo han presentado como si se tratara de un nuevo modelo”. Pero la realidad, asegura, es que “se ha hecho un traje a la medida de Cataluña”, lo cual, apostilla, tiene que ver con el cumplimiento del Estatut catalán. “No es casualidad, insiste, en que en La Vanguardia se decía desde hace más de un año que Cataluña necesitaba 3.800 millones de euros más, y esa es la cantidad que finalmente se ha pactado”.De esta  forma tan crítica han recibido algunos expertos el documento presentado el domingo por la vicepresidenta Salgado, que a tenor de algunos  juicios vertidos ayer tiene dos grandes triunfadores: Cataluña y Andalucía. Entre ambas comunidades se llevarán 6.040 millones de euros de los 11.000 millones que ha puesto el Gobierno central a disposición de las comunidades autónomas (3.855 millones en el primer caso y 2.185 millones en el segundo). Es decir, el 55% del total, cuando el peso de su población respecto al conjunto del Estado es del 33%.

Según Zubiri, “el ´único cambio real es que Cataluña va a recibir más dinero”, lo que provocará un vuelco radical en la financiación total per cápita. Con cifras relativas a la liquidación de 2007 -últimos datos publicados-,y tomando como referencia el Censo oficial de población correspondiente a ese ejercicio, la financiación catalana per cápita se elevó ese año a 2.675 euros por habitante, lo que supone que se situó en la décima posición de las quince regiones que forman el régimen común (excluidos el País Vasco y Navarra y las ciudades de Ceuta y Melilla). Teniendo en cuenta que tras el acuerdo con el Gobierno central recibirá otros 534 euros por ciudadano, eso quiere decir que alcanzará los 3.209 euros, en la cima del ránking actual.

Solidaridad regional

La media de financiación per cápita para el conjunto del Estado asciende a 2.529 euros, por lo que, según lo pactado, es muy probable que Cataluña acabe en primera o segunda posición en cuanto a financiación per cápita, y en linea con Cantabria (3.291 euros en 2007) y Extremadura (3.098 euros por habitante). Muy lejos, en cualquier caso, de las tres comunidades que llevan el peso del sistema desde el punto de vista de la solidaridad interregional: Madrid (2.536 euros de financiación per cápita), Baleares (2.420 euros) y la Comunidad Valenciana (2.411 euros). No hay que olvidar que la renta per cápita de Cataluña en la cuarta más elevada de España y la segunda del régimen común, tras el País Vasco, Madrid y Navarra, lo que choca con su posición en la distribución de la financiación autonómica. Lo pactado, por lo tanto, es coherente con lo que establece el Estatut, que obliga a que haya mayor correspondencia entre lo que se recauda en Cataluña y lo finalmente ingresa vía financiación autonómica (el llamado principio de ordinalidad).

El nuevo modelo, según ha señalado la vicepresidenta Salgado, tiene la virtud de que proporciona una financiación idéntica para todos los servicios públicos de carácter esencial (sanidad o educación), pero hay que tener en cuenta que el sistema también distribuye recursos para otras necesidades, y por ahí se escaparán muchos fondos que irán a Cataluña (política lingüistica, mosos o infraestructuras).

El hecho de que aumente  el porcentaje de cesión de algunos tributos cedidos -en el IRPF del 30% al 50%; en el IVA del 35% al 50%, y en los impuestos especiales del 40% al 58%- no añlade nuevos recursos, ya que lo que cobrarán por un lado las regiones se aminorará del fondo de suficiencia global, que se consolida como el instrumento de solidaridad interregional, ya que modula la relación entre capacidad de recaudación y necesidades de gasto.

Desde el punto de vista político, lo que critican los expertos es que en un modelo como el español, que tiene muchas semejanzas con un sistema federal, -aunque formalmente no lo sea- se recurra al bilateralismo para negociar, lo cual choca contra los principios federales. En palabras de una de las fuentes consultadas. se trata de un planteamiento oscurantista que impide una discusión global, y que sólo pretende reducir el peso del Estado en la actividad económica en favor de las regiones, pero sin transparencia. «La discusión es profundamente antidemocrática, asegura, «ya que se plantea como un contrato de adhesión: o firmas o te quedas sin nada».

«La política española se está argentinizando», asegura. «Allí los Kirchner amenzan a las provincias con disponer de menores recursos si no hacen lo que ellos dicen». Para Zubiri, por su parte, «lo cierto es que dentro de un par de años Cataluña volverá a cuestionar el sistema.

El Confidencial (14.07.2009)

Sé el primero en comentar en «Cataluña tendrá la financiación per cápita más alta de España»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »