Eso, eso, los políticos de los países

Eso, eso, los políticos de los países ricos, bien protegiditos, dándole a la pitanza cosa mala, y a los pobres desafortunados de a pie que sigan aguantando su infortunio en las tiendas de camping ¿Quiénes les manda haber sufrido un terromoto?. Lo que me extraña es que Berlusconi no los haya escondido para que no se vieran hasta que acabara la cumbre tal como ha pasado en alguna ocasión en otras ciudades, que con motivo de alguna celebración importante, quitaron de en medio a prostitutas y mendigos como sucedió en Barcelona cuando los Juegos Olimpicos. Es que ver la miseria humana de forma tan directa no hace bonito.

Sé el primero en comentar en «Eso, eso, los políticos de los países»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »