Yo lo que creo es que las bases de UPyD

Yo lo que creo es que las bases de UPyD están pidiendo a gritos un congreso. El problema es que la dirección hará lo posible por atenazarlo y evitar que sea democrático. Los problemas del asamblearismo ya sabemos lo que implican, pero exigir democracia en la política cuando el partido que la exige es una secta genera desconfianza y falta de credibilidad. Sólo faltaría que no fuera así. Lo importante es el proyecto, claro. ¿Pero de qué proyecto estamos hablando? No estoy sugiriendo teorías «conspiranoicas» ni personalismos, sino que cuando alguien cree tener la verdad absoluta -y me refiero, especialmente, a Martínez Gorriarán- suele encontrarse muy ajeno a la realidad. Esto les puede pasar sobre todo a aquellos profesores universitarios acomodados que no pisan la calle, que no tienen tantos problemas como el trabajador de a pie y que, como lo saben todo y no necesitan el asesoramiento de nadie, pueden acabar encontrándose solos, incomprendidos por una sociedad que no se ha dejado guiar por ellos. Martínez Gorriarán desprecia todo lo que no sale de su cabeza. Es un postmoderno elitista y antidemócrata, un burgués que va de déspota ilustrado pero que se parece más a un gurú de la India. Actúa de manera absolutamente sectaria y quiere trasladar su propia realidad y la de su entorno a contextos que ni conoce ni quiere conocer, y lo peor de todo es que esa filosofía ya es, a estas alturas, la oficial en UPyD. Martínez Gorriarán ha tenido que enfrentarse a algunos impresentables, pero él tampoco lo está haciendo bien.

Sé el primero en comentar en «Yo lo que creo es que las bases de UPyD»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »