Mikel Buesa abandona UPyD: “No entré al partido para hacer reverencias a Rosa Díez”

Mikel Buesa (primero por la izquierda) en una imagen de archivo con Rosa Díez y Carlos Martínez Gorriarán. (Efe)Unión Progreso y Democracia ha sufrido su primer abandono relevante. Mikel Buesa, ex presidente del Foro de Ermua, y una de las figuras que impulsó la fundación del partido, comunicó en la tarde del jueves su baja de la formación. “No entré a UPyD para hacer reverencias a Rosa Díez”, expresó Buesa a El Confidencial, con un tono que se debatía entre la decepción, por haber tenido que dejar un proyecto ideológico en el que creía, y el resentimiento contra la dirección que, sostiene, le ha empujado a abandonar.

La ruptura comenzó hace algunos meses en el seno de la dirección de UPyD en Madrid, plaza fuerte del partido, y donde Díez fue elegida diputada. Buesa, portavoz en la capital, acusó de “estilo autoritario” al coordinador madrileño, Ramón Marcos, quien cuenta “con el apoyo total del núcleo central del partido”. Buesa había buscado, sin resultado, la intermediación de Díez, con quien la relación se fue deteriorando hasta el punto que, denunció, fue “marginado de la campaña nacional de las Europeas”. El conflicto acabó por estallar el jueves 18 de junio, cuando 50 militantes críticos hicieron llegar a la diputada de UPyD una carta denunciando el modo de actuar de Marcos. Díez decidió hacer caso omiso de la misiva, irritando todavía más a los afiliados opositores. No obstante, fuentes del partido aseguraron que la diputada trasladó la carta a los órganos competentes del partido para que estudiaran el caso. El pasado martes, durante la última reunión de la coordinadora del partido en Madrid, la confrontación entre el sector crítico de Buesa y la mayoría de Marcos llegó a un punto sin retorno. Según Buesa, el coordinador quiso imponer que se firmaran las actas de las reuniones de los últimos seis meses, y que, a su juicio, “estaban llenas de mentiras y que, por la forma en que se habían redactado, resultaban incomprensibles”.

Buesa responsabiliza a Díez de la deriva “excluyente” del partido y le acusa de “autoritarismo”. “Yo no he estado para aupar a Díez ni a ningún líder, sino para defender unas ideas de regeneración democrática en España”, afirmó el catedrático de Economía Aplicada, quien comunicó a la diputada de UPyD su marcha a través de un correo electrónico. “Ella me respondió con otro correo, en un tono muy poco cálido”, explicó. A este respecto, fuentes de UPyD precisaron que la formación no había recibido formalmente la renuncia de Buesa. “Yo no estoy en un partido a mayor gloria de nadie, me interesan las ideas políticas, y no que alguien coma a la sopa boba de mi trabajo”, abundó Buesa, quien anunció que, previsiblemente, más afiliados críticos abandonarán el partido tras su marcha. Por su parte, fuentes próximas a la formación que dirige Díez manifestaron su sorpresa por la reacción de Buesa, y destacaron el gran trabajo que el ex portavoz en Madrid había realizado para el partido.

Corriente interna de oposición

Buesa se mostró también muy crítico con la construcción del partido y la falta de libertad: “Esta organización está muerta, no hay el más mínimo resquicio, ya no digo para la disidencia, sino para la crítica”. Por ello, aseguró que la formación no había logrado movilizar a sus militantes durante la campaña de las Europeas, donde observó menor participación en los actos públicos de UPyD. Pese a ello, hay que recordar que la formación obtuvo más de 400.000 votos y un escaño en la Eurocámara.La corriente crítica en el partido que dirige Díez se ha traducido en la creación de diversos blogs que denuncian las prácticas de la dirección y que reclaman medidas como las listas abiertas. Además, diversos líderes regionales han abandonado UPyD en los últimos meses: Guzmán Fernández (miembro del Consejo de Dirección), Juan Perán (portavoz en Cataluña), José Antonio Ortega (coordinador en Andalucía), Carlos Emparán (coordinador en La Rioja) y Miguel Álvarez (coordinador en Zamora). Por otra parte, el coordinador en Aragón, Javier Carroquino, fue apartado por discrepar del criterio de la dirección nacional.

La marcha de UPyD puede ser el símbolo del cierre de una primera etapa para esta formación que, con apenas dos años de existencia, afronta su primer Congreso en noviembre. El partido, que surgió como una alternativa nacional a PP y PSOE, ha cosechado importantes éxitos electorales, obteniendo un diputado en el Congreso, un escaño en la Cámara vasca y otro en el Parlamento Europeo. Una trayectoria fulgurante, lograda al margen de los medios de comunicación tradicionales, que se ve ahora matizada con los primeros problemas internos de importancia. Del modo en que sean resueltos puede depender el futuro de este joven partido.

El Confidencial (3.07.2009)

Sé el primero en comentar en «Mikel Buesa abandona UPyD: “No entré al partido para hacer reverencias a Rosa Díez”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »