No es la primera vez ni la última, desa

No es la primera vez ni la última, desafortunadamente, que observo que interiormente, de una manera insconciente, hemos asumido una especie “dime que lengua hablas y te diré a que clase social perteneces”. No hablaré de toda Catalunya, sólo de Barcelona y su periferia, que sin ella no sé que sería de esta C.A. debido al pequeño tamaño de la misma. Es tan perverso la manipulación ideológica de los nacionalistas, que cuando mencionamos a los castellanohablantes, los ligamos a unos determinados sectores de la población, y no señor, esto no es así. Hay bastante población, cuya lengua materna es el castellano, y que la utiliza con frecuencia, aún conociendo el catalán, que no digo yo que posea por mayoria carrera universitaria, pero sí un determinado nivel académico. Ahí es dónde les puede doler a los ultranacioanlistas: el estereotipo de charnego ya no es tan mayoritario. Otra cosa, es que los ciudadanos/as castellanohablantes, para promocionarse profesionalmente, hagan recurso del catalán, pero que en sus relaciones externas al trabajo, sigan utilizando el castellano como lengua habitual, en contra de las pretensiones de los soberanistas. Por mucha encuesta que hagan, no pueden negar lo evidente. Por favor, no caigamos en la trampa tan manida y preferida de los catalanistas, de relacionar idioma con clase social, como si todos fueran un todo según la lengua.

Sé el primero en comentar en «No es la primera vez ni la última, desa»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »