Este planteamiento implica un tour de fo

Este planteamiento implica un tour de force contra la condición nacionalista del PSC. De ponerse en práctica, una vez sustituida la dirección actual del PSOE, podría significar el primer golpe asestado contra la traición histórica protagonizada por la izquierda en Cataluña, traición por parte de la izquierda socialdemócrata en particular. Felipe González dijo en su momento que el verdadero problema de Estado en España no era el terrorismo vasco sino el nacionalismo catalán. Por su parte, Alfonso Guerra reconoció que la mayor frustración de su carrera política había consistido en no haber desbaratado la estrategia del catalanismo cuando era propicio hacerlo. Bonitas palabras, lástima que sólo sean lamentaciones. Por otro lado, una iniciativa como ésta, algo que estaba en el aire desde hacía mucho tiempo, entronca con un momento presente lleno de dudas respecto a la evolución que sigue el movimiento no-nacionalista en Cataluña. Ciutadans está a punto de implosionar, UPyD no tiene implantación, y la relación entre estos partidos es nefasta, como para encarar las próximas elecciones autonómicas con las mínimas garantías. La refundación del PSOE en Cataluña significaría un cisma histórico únicamente viable si la dirección apostara decididamente por declararle la guerra al nacionalismo y a todas sus aristas. Se trataría de un verdadero reto que supondría un antes y un después en la historia de la resistencia cívica y política contra el nacionalismo catalán. A priori, parece que estamos lejos de que este gran desafío se acabe trasladando a los hechos, pero lo mismo se decía con respecto a la creación de un nuevo partido cuando apareció el primer manifiesto de Ciutadans. Lo que está claro es que tenemos que seguir sacando petróleo a la crisis que el nacionalismo separatista arrastra a lo largo y ancho de España. La entrada de Ciutadans y de UPyD en la arena política fue su primera derrota, la pérdida de los ejecutivos gallego y vasco fue la segunda, y la ilegalización definitiva de los tentáculos políticos de ETA ha representado un verdadero varapalo a la estrategia del secesionismo en nuestro país. El siguiente objetivo de la lucha contra la imposición nacionalista ha de ser Cataluña.

Sé el primero en comentar en «Este planteamiento implica un tour de fo»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »