«Eliminar el castellano de la vida pública supone un empobrecimiento para Cataluña»

En la imagen: Eduardo López-Dóriga, presidente de la Asociación por la Tolerancia.Eduardo López-Dóriga: «Eliminar el castellano de la vida pública supone un empobrecimiento para Cataluña»

El Presidente de la Asociación por la Tolerancia defiende la riqueza cultural del bilingüismo

Belén Piedrafita – Barcelona.- “Una de las dos lenguas de Cataluña está en una situación de discriminación absoluta”. Lo dice Eduardo López-Dóriga, presidente de la Asociación por la Tolerancia desde el pasado 23 de mayo. ‘Tolerancia’ es un movimiento fundado en 1992 por un grupo de personas preocupadas por la progresiva eliminación del castellano de la vida pública en Cataluña.

– ¿Cómo definiría la Asociación por la Tolerancia?

– Es un movimiento que comenzó en 1992. La Asociación fue fundada por una serie de personas preocupadas por la merma de sus derechos de libertad de elección lingüística en Cataluña. La presión de los grupos nacionalistas ya era evidente y paulatinamente se iba apartando el uso del castellano de la Administración pública. La señalización de las carreteras comenzó a ser exclusivamente en catalán, igual que cualquier tipo de manifestación cultural. Además, poco a poco fueron alcanzando uno de sus objetivos más importantes: la eliminación del castellano de las escuelas.

– ¿Existía ya por aquel entonces la presión para eliminar el castellano del ámbito público?

– Esta situación, ya resultaba visible en 1992 y se ha ido agravando con leyes como la de política lingüística de 1998. Actualmente, la presión para eliminar el castellano del ámbito público es cada vez mayor. Por eso, la Asociación por la Tolerancia ha ido creciendo y nos hemos ido sumando cada vez más personas. Vemos con preocupación como una de las dos lenguas oficiales de Cataluña, y para nosotros también propia, como es el castellano, está en una situación de discriminación absoluta.

– Además de defender la lengua, ¿tienen otras líneas de actuación relacionadas con el nacionalismo?

– Además del tema del nacionalismo también trabajamos de forma activa contra el problema del terrorismo. Nos posicionamos a favor de los valores constitucionales y en defensa de las libertades individuales. Somos socios fundadores de la Plataforma Libertad, junto con la AVT, el Foro de Ermua y otras asociaciones que han defendido y han reivindicado la protesta activa contra el fenómeno del terrorismo. Éstas son las dos líneas de actuación más importantes de Tolerancia.

PROMOCIONAR EL CATALÁN SIN PERDER LA RIQUEZA DEL CASTELLANO

– ¿Cómo reaccionan a las habituales críticas que dicen que ‘Tolerancia’ es contraria al catalán?

– Muchas veces se nos tacha de ‘anticatalanes’ por el simple hecho de defender el castellano, pero es todo lo contrario. Estamos de acuerdo con la potenciación y la promoción del catalán, pero no a costa de la pérdida de la riqueza que supone el castellano.

– ¿La creación del colectivo se basó en el deterioro de la situación lingüística en Cataluña o por el contrario tuvo como origen un hecho puntual?

– ‘Tolerancia’ surgió como consecuencia de una situación cada vez más asfixiante. La presión contra el castellano ha crecido. Los gobiernos de CiU sentaron las bases y actualmente el tripartito ha insistido en ello. Es curioso que un gobierno dirigido por el PSOE o PSC sea precisamente el que más ha llevado a la práctica este hecho. No sólo se ha entrado en la vida pública, sino incluso en la privada. La presión nacionalista dio origen a nuestro movimiento, del que posteriormente han salido otros relacionados.

– ¿En qué año tuvo conocimiento de la existencia de la asociación que actualmente preside?

– A principios de 2005. Escuché cómo hablaban de la asociación en una de esas pocas emisoras de radio o periódicos donde permiten que se puedan expresar este tipo de movimientos no nacionalistas. Me interesó, así que contacté con ellos y comencé a conocer a algunos de sus integrantes. Poco a poco fui entrando en contacto con este problema y con la gente que venía luchando desde hace muchos años por los derechos, ya no sólo de los castellanohablantes, sino de los catalanes en general, por nuestro derecho a no renunciar a la riqueza que supone tener dos lenguas.

– ¿Por qué ha aceptado asumir la presidencia?

– Porque así me lo ha pedido la junta de la Asociación para sustituir a Elvira Fuentes. Ella desempeñó el cargo durante todo el año pasado, pero no pudo seguir por cuestiones personales y familiares. Me pidieron que me hiciera cargo de la presidencia y decidí que alguien tenía que hacerlo. Llevo relativamente poco tiempo en la lucha activa. Durante este último año he formado parte de la Junta y en la medida de mis posibilidades he participado en diferentes actuaciones. Tengo poca experiencia pero intentaré hacerlo lo mejor posible y dejar en buen lugar a la asociación.

«NO SE PREGUNTA A LOS PADRES LA LENGUA DE ESCOLARIZACIÓN»

– ¿Cuál es la situación actual de la educación en Cataluña?

– La ley actual permite en teoría la enseñanza en castellano mediante el trato individualizado desde los seis hasta los ocho años -en primero y segundo de Primaria-. Sin embargo, cuando los padres van a inscribir a sus hijos no se les pregunta en qué lengua desean escolarizar a sus hijos. La Generalitat lleva meses incumpliendo las diferentes sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y del Tribunal Supremo. En una sentencia de diciembre de 2008, el Supremo afirma que los colegios deben preguntar a los padres, pero la Generalitat sigue haciendo caso omiso. En su lugar, da una vuelta más de tuerca y, en vez de cumplir las sentencias, promulga una nueva ley: la Ley de Educación de Cataluña, que va a restringir más ese derecho. Si se aprobara, los padres dejarían de contar con un trato personalizado en castellano para sus hijos en primero y segundo de Primaria para tenerlo únicamente en primero.

– De momento, ¿la solución que plantean es sólo el trato personalizado?

– Hasta ahora eso es lo único a lo que pueden agarrarse los padres. Sin embargo, el trato personalizado se imparte en una clase íntegramente en catalán y con el material didáctico en el mismo idioma. En definitiva, todo son trabas. Con la actual ley, a partir de tercero de Primaria -de segundo, si la LEC se aprobara-, la única enseñanza que recibirían los niños en castellano serían las dos horas semanales que marca la ley. Este sistema no permite un conocimiento culto de la lengua española.

– ¿Cuál sería su solución idónea?

– La libertad de elección lingüística. Que cada padre pudiera escoger el modelo que quisiera para sus hijos, bien el catalán con la asignatura de castellano, bien el castellano con la asignatura de catalán, o bien el mixto al cincuenta por ciento. Pensamos, además, que la mayoría de las personas optarían por un modelo bilingüe. Sin embargo, actualmente en Cataluña no existe libertad para poder escoger.

– ¿Cree que sería posible implantar un sistema de itinerarios similar al existente en el País Vasco o en Navarra?

– No veo por qué no. La Generalitat dice que la separación de los niños en grupos provocaría una segregación y una fractura social importante, pero nosotros no opinamos de este modo. Estamos absolutamente convencidos de que casi la totalidad de la población escogería un sistema bilingüe y no habría ningún tipo de fractura. Pero lo más irónico es que la teórica fractura que no quieren provocar con los niños es la que está teniendo lugar con el resto de España. Es triste pero con el tema de la lengua lo único que pretenden es aumentar la segregación de Cataluña con respecto al resto de España. Aumentar el alejamiento, el olvido y el desconocimiento de todo lo que sea español. Por desgracia, en su momento la Generalitat se marcó un plan muy concreto en ese sentido y la lengua es un instrumento para conseguir este objetivo.

«CREAN MIEDO A SER DIFERENTE»

– ¿Cree que la población es consciente de que existe un problema?

– No. Se ha trabajado muy bien desde arriba para que la gente que solicita enseñanza en castellano para sus hijos, por ejemplo, desista de hacerlo. Cada vez que en un colegio alguien solicita educación bilingüe se les comenta que sus hijos estarían separados, que los otros niños les verían como bichos raros, que no sería bueno para ellos que se les diera un trato especial… Se crea una sensación de miedo a estar marcado, a ser diferente. Sin embargo, la población no es consciente. Si lo fuera, se daría cuenta de que en Cataluña la mayoría de partidos políticos están posicionándose en un nivel nacionalista bastante extremo. Muchos se escudan en siglas de partidos teóricamente nacionales, presentes en toda España, pero al final su posición es nacionalista como el que más.

– ¿Cómo es la convivencia entre ambas lenguas en la calle?

– Muy buena. Yo no conozco a nadie que insista en hablar en catalán si la otra persona le dice que no le entiende. En Cataluña somos en general educados. El problema se da en las instituciones. El hecho de eliminar el castellano de la vida pública supone un empobrecimiento para Cataluña, no sólo a nivel cultural, sino también laboral. La movilidad de las personas queda reducida. Cada vez es más difícil que una persona de fuera de Cataluña pueda acceder a determinados trabajos, lo que empobrece nuestra sociedad. Es innegable que hay que defender el catalán. Forma parte de nosotros y debemos aprenderlo bien. Nadie quiere que se pierda. Pero, al mismo tiempo, no se puede limitar la libertad individual de los padres para escoger el colegio de sus hijos o la libertad para trabajar en la región de España que cada uno desee.

– ¿Actualmente la posesión del título de catalán es un mérito o un requisito en el acceso a la función pública?

– Existe el nivel C de catalán, que es una condición para poder trabajar en muchos casos. Poco a poco se intenta que el título de catalán sea obligatorio en la mayor parte de los ámbitos. Incluso se ha dicho que en la facultad se obligue a los profesores a impartir las clases en catalán, lo que suscitó mucha polémica. Se intenta limitar el acceso a la vida pública a personas que no tengan conocimiento de catalán. Por supuesto, nosotros pensamos que la población debe conocer el idioma pero no como una imposición. Actualmente están transformando el catalán en una barrera que impide la movilidad para el trabajo en toda España.

– ¿Piensa que podría darse el caso de que un médico que siempre hubiera empleado el catalán con sus pacientes pudiera perder su empleo por no contar con el título oficial?

– De momento no hemos llegado a esos extremos, pero no estamos lejos de que pueda ocurrir. En el sector sanitario se ha dado el caso de que había un grupo de inspectores lingüísticos de una empresa privada que sólo estaban preocupados por si el médico escribía los informes en catalán o no. La línea marcada por la Administración regional es la de la obligatoriedad del catalán en todos los ámbitos. El objetivo es dar al catalán prestigio social, mientras se desprestigia el castellano. Es una situación de falta de libertad absoluta.

– ¿Cómo enfocan los medios de comunicación este tema? ¿Cree que sus reivindicaciones o las de asociaciones similares tienen la suficiente visibilidad?

– No. Tanto los medios de comunicación de Cataluña como muchos de toda España ignoran este tema. No quieren hablar de ello porque no quieren entrar en conflicto con los poderes de Cataluña. En general no quieren darse por enterados de que existe y, en todo caso, cuando publican algo suele ser para ridiculizarlo. Nos tildan de anticatalanes, de fascistas y de españolistas, cuando la verdad es que en estas asociaciones siempre han militado personas que en su día lucharon contra el franquismo, personas que defendieron el catalán cuando el catalán estaba perseguido. Sólo unos pocos medios nos permiten realmente expresar nuestras ideas y defender algo que creemos que es muy justo y bueno para Cataluña. Sinceramente pensamos que hacemos un mayor bien a Cataluña defendiendo estos derechos que limitándolos.

– ¿Qué medidas tienen previsto llevar a cabo desde Tolerancia para hacer visibles sus ideas?

– Estamos en contacto permanente con otras asociaciones que defienden los mismos derechos en otros lugares de España. Por desgracia, éste no es un problema que afecte sólo a Cataluña. Realizamos acciones conjuntas con otras asociaciones. Organizamos ciclos de cine, tertulias, debates, presentaciones de libros y colaboramos con partidos políticos cuando así nos lo piden. Nos sumamos a todo tipo de actuaciones en las que se defienda la libertad de elección lingüística y que vayan en la línea de defender derechos que nosotros consideramos básicos. Desde hace años otorgamos el premio por la Tolerancia a diferentes personas que se han manifestado por la defensa de nuestros ideales, como Fernando Savater, Albert Boadella, Arcadi Espada, Rosa Díez y Mario Vargas Llosa. En Asociación por la Tolerancia apoyamos cualquier tipo de medida que se tome para defender el bilingüismo, lo que nosotros consideramos una riqueza para Cataluña.

La voz libre (3.06.2009)

Sé el primero en comentar en ««Eliminar el castellano de la vida pública supone un empobrecimiento para Cataluña»»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »