Yo también he leído la entrevista a So

Yo también he leído la entrevista a Sosa Wagner esta mañana y sólo ha servido para desanimarme aún más respecto a la deriva de UPyD. Supone un verdadero monumento a la ambigüedad, la imprecisión y la falta de claridad, fiel reflejo de lo que es UPyD. Sin duda, me gustaba más lo que decía Sosa cuando aún no estaba en este partido. Sí pero no, pero también, pero tampoco. Ésta es la conclusión de la citada entrevista. UPyD sigue abundando en los errores de Ciudadanos, en una vacuidad que lo sitúa como blanco perfecto de los rivales políticos. Para mayor añadido, la entrevista la lleva a cabo el diario El País, que no es precisamente un medio afín. Esta entrevista, de haberse sabido responder de manera más acertada, podría haber supuesto una llamada de atención a los electores socialistas dudosos. Sin embargo, Sosa la ha convertido en un auténtico tiro errado, en la mejor manera de repeler posibles votos desde la izquierda. Ya no es que Sosa se defina socialdemócrata y liberal al mismo tiempo, crudo y cocido, como ha hecho siempre Ciudadanos y sigue haciendo el partido de Rosa Díez, sino que el momento más triste de la entrevista, por la mitad, llega cuando apuesta tácitamente por el despido libre, con una pirueta dialéctica de lo más absurdo. Decir que le parece faltar el respeto a los trabajadores hablar de abaratamiento de los despidos pero acabar colándonos semejante pirula coincide con el espacio que le dedica UPyD en su programa europeo a los derechos laborales: cuatro tristes líneas. Respecto a las políticas de inmigración, se coloca en las mismas coordenadas represivas que caracterizan a PSOE y PP. ¿Soluciones? Ni una sola. ¿Qué decir de la energía nuclear? Pues que podemos escuchar el mismo discurso al respecto en boca de “progresistas” como Aleix Vidal-Quadras y Josep Piqué, “intelectuales” tan difundidos desde la derechista asociación Ciutadans de Catalunya presidida por la nº 5 en las listas europeas upeydistas Teresa Giménez Barbat. No sigamos engañándonos: UPyD es tan de izquierdas como lo fue el CDS de Adolfo Suárez. Votar a UPyD es votar a un partido que no es el nuestro. Tan sólo es coherente en su oposición a los nacionalismos periféricos, pero no busquemos mucho más. Es necesario ir poniéndose las pilas para organizar un partido de izquierdas de verdad.

Sé el primero en comentar en «Yo también he leído la entrevista a So»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »