Denigrar opiniones porque no casan con u

Denigrar opiniones porque no casan con uno es más bien pobre. Lo grande de una película es cuando puedes sacar de ella más de una lectura, y eso lo que he querido decir con mi opinión sobre la película en cuestión. A santo de qué, si no llega a ser por un gran entendido del arte como fue el marchante alemán, alguién me puede asegurar qué hubiera sido de la pintora biografiada, una criatura condenada a llevar una vida muy dura sólo por ser de origen muy humilde. A saber qué hubiera sido de sus cuadros si no hubiera sido por su mecenas; puede ser que hubieran acabado en un basurero. O sea que no quedarse corto, es simplemente es constatar algo que refleja muy bien la película, aunque la cuestión de fondo no sea la explotación social en sí. Y no vengamos a ver quién es más ilustrado que nadie. Hay cosas que son muy evidentes por mucho que hayan algunos que quieran ningunearlo.

Sé el primero en comentar en «Denigrar opiniones porque no casan con u»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »