Todo lo que sea ir contra el nacionalism

Todo lo que sea ir contra el nacionalismo me parece bien. Con el nacionalismo no cabe la confianza. Eso es lo que se ha estado haciendo durante años convencidos de unas buenas intenciones por parte de los nacionalistas que realmente no tenían. Acatamos la decisión del TC si aceptamos un juego democrático que exigimos que acaten también los nacionalistas. Por el contrario, ellos prevarican constantemente e incitan a la rebelión. En estas condiciones, que ya duran décadas, se produce una crisis de legitimidad. La situación pende de un hilo. De la misma forma que los nacionalistas practican y promueven el desacato a las sentencias judiciales, los no-nacionalistas podríamos manifestarnos exigiendo la supresión de las autonomías, por ejemplo, o predicar la desobediencia civil frente al acoso lingüístico. Tanto Ciudadanos como UPyD son partidos que han recogido escrupulosamente el espíritu de la Constitución, y distan de posiciones radicales. Criticar el nacionalismo y artefactos suyos como las políticas de inmersión, el mantenimiento o las pretensiones de regimenes de concierto económico y otros chanchullos antidemocráticos ya ha sido muy atrevido en sí mismo. No tenemos a grupos como los Maulets o incluso JERC o JNC que ejercen de mamporreros al otro lado de la democracia. Nosotros somos muy respetuosos con el sistema democrático. Sin embargo, la rectitud no nos impide discutir las decisiones desacertadas. El TC ha tomado una decisión desacertada porque ha actuado como la opinión pública bienpensante y buenista. Y al PSOE ya le conocemos: los «socialistas» españoles seguirán con sus cábalas dando lecciones de postmodernidad y cobardía ñoña a una ciudadanía española a la que no se le quiere decir de una vez por todas que su país está al borde de saltar en pedazos.

Sé el primero en comentar en «Todo lo que sea ir contra el nacionalism»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »