El ‘tercer diputado’ de Ciudadanos se da de baja y reclama una fusión con UPyD

Albert Rivera (Efe). Antonio Fernández.- Ciudadanos no acaba de recuperarse de una y cae en otra. José Domingo, uno de los tres diputados que tiene en el Parlamento autonómico, abandona la formación que preside Albert Rivera después de los últimos acontecimientos y, especialmente, tras la coalición a las elecciones europeas con Libertas. Antonio Robles, otro diputado descontento, anunció ya hace unos días su intención de dejar el escaño a principios de verano en desacuerdo con esta coalición. 

En una conferencia pronunciada ayer en Barcelona, Domingo fue taxativo: “Recupero mi independencia: me doy de baja en Ciudadanos y no militaré en ninguna otra formación política hasta acabar esta legislatura”. El diputado criticó especialmente la estrategia seguida por Albert Rivera: “En estos últimos meses, he venido reivindicando la necesidad de presentar una coalición electoral de los no nacionalistas y de los europeístas en España. Lógicamente, estaba pensando en formaciones más afines y no en estrafalarios proyectos de un millonario irlandés”, dijo refiriéndose a la alianza con Declan Ganley, alma mater de Libertas. Ante un auditorio con un centenar de personas, hubo una ausencia significativa: la del propio Albert Rivera. Pero hubo una presencia también significativa: Juan Perán, portavoz de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) en Cataluña. Además, Domingo estuvo arropado por Antonio Robles, Francesc de Carreras (que, aunque es el mentor de Albert Rivera también lo fue de él mismo hace años), Juan March, Almudena Semur… todos ex dirigentes de Ciudadanos. Boicot de la dirección La estrategia del diputado no nacionalista se resume en que es necesario sumar y no restar. “Es necesario restablecer las bases de confianza política que hagan posible la presencia de una única lista en las próximas elecciones autonómicas. El espacio a ocupar es demasiado estrecho para que pueda dar acomodo a dos formaciones políticas compitiendo por un mismo electorado”, enfatizó refiriéndose a una necesaria fusión de Ciudadanos y UPyD. “No podemos defraudar a todos aquellos que confiaron en nosotros, a las 90.000 personas que votaron una opción que representaba el cambio”, subrayó. Y añadió: “Es hora de que todos rectifiquemos y de que los que más se han equivocado, reflexionen sobre sus errores y asuman sus responsabilidades, no cerrando el paso al acuerdo”. Domingo se va de Ciudadanos dolido. Recordó que ha intervenido en el pleno del Parlamento más de 500 veces esta legislatura. Y más de 1.500 veces en Comisión. “Lamentablemente, no hemos sido capaces de proyectar a la sociedad toda esa actividad y esa carencia no es imputable sólo a los medios de comunicación. Tengo que confesar que en numerosas ocasiones no me he sentido arropado por la organización Ciudadanos y que no siempre se ha reconocido la tarea parlamentaria; es más, he tenido la sensación de que, con frecuencia, se ocultaba nuestro trabajo”. ¿El motivo? “Una absurda desconfianza y un exceso de soberbia por parte de algunos dirigentes”, en alusión implícita a Rivera. Se pasa al grupo mixto En lo que resta de legislatura, José Domingo trabajará en el grupo parlamentario mixto (donde ya está encuadrado) y en la Asociación por la Tolerancia, en la que milita desde hace años. “¿Ha fracasado Ciudadanos? ¿Tiene sentido continuar defendiendo el programa y los ideales que nos llevaron al Parlamento catalán?”, se preguntó. Y lamentó “la demolición de los cimientos de mi partido”. “Pretendo hacer un elogio de la madurez, de la madurez política y ella es incompatible con un proyecto resquebrajado que ha perdido sus verdaderas señas de identidad”. Por tanto, ahora toca de nuevo militar en movimientos cívicos: “No me siento extraño ni a los compañeros del movimiento que militan en UPyD ni, por supuesto, a los ciudadanos que han compartido hasta hoy militancia conmigo. De ahí que reivindique mi condición de diputado no nacionalista y me comprometa a defender los intereses, los de ambos, los de todos, en el Parlamento de Cataluña”. 

Su estrategia desde la Asociación por la Tolerancia ya tiene hoja de ruta: una gran campaña contra la Ley de Educación de Cataluña (LEC). Criticó que Ciudadanos no se haya movilizado y no haya inundado “las calles de pasquines informando del desmán” y acusó a la formación en la que hasta ayer militaba de estar desmovilizada, “con la mirada desviada”. Así pues, pretende impulsar, desde la asociación, una iniciativa legislativa popular (ILP)  “por toda España para lograr que el Gobierno español y el resto de formaciones políticas asuman la necesidad de garantizar, para evitar el fracaso escolar, el derecho a la enseñanza en castellano en todo el territorio nacional”. Es su única opción: “El movimiento cívico surgido con el esfuerzo de muchos como respuesta a la imposición y a los abusos del nacionalismo no puede diluirse por la incompetencia de unos pocos que hagan caer en el desánimo a los que defendemos su relanzamiento”, advirtió.

 

El Confidencial (13.05.2009)

Sé el primero en comentar en «El ‘tercer diputado’ de Ciudadanos se da de baja y reclama una fusión con UPyD»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »