“Mi tarea es decir al mundo musulmán que no somos enemigos”

Obama en su intervención para la cadena Al ArabiyaLa nueva Casa Blanca

Obama: "Mi tarea es decir al mundo musulmán que no somos enemigos"

El presidente elige el canal Al Arabiya para su primera entrevista televisada

Eusebio Val  – Washington. Corresponsal

EXPERIENCIA DIRECTA "En mi familia hay musulmanes y yo he vivido en países musulmanes"

SOBRE AL QAEDA "Parecen nerviosos, su retórica me dice que sus ideas están en bancarrota"

Barack Obama ha cambiado el talante hacia el mundo musulmán. Está escogiendo palabras y gestos de aproximación y concordia. No ha sido casual que la primera entrevista televisada concedida como presidente la haya dado a la emisora Al Arabiya, con base en Dubai y de tendencia moderada. El mensaje fue inequívoco: "Mi tarea hacia el mundo musulmán es comunicarle que los estadounidenses no son su enemigo".

El presidente de EE. UU. aún tiene pendiente una entrevista en The New York Times,cuyos periodistas no han podido concertar una cita desde que Obama obtuvo la nominación demócrata, en agosto pasado. Eso da aún más relevancia a que Obama decidiera contestar, durante 17 minutos, a las preguntas de Al Arabiya. La entrevista se grabó el lunes por la tarde, en la sala de los Mapas de la Casa Blanca, poco después de que el ex senador George Mitchell iniciara su primera gira como enviado especial a Oriente Medio.

El diálogo no tuvo desperdicio. La biografía de Obama le permitió decir cosas que nunca antes un presidente norteamericano pudo afirmar. "Tengo miembros musulmanes de mi familia; he vivido en países musulmanes", recordó el presidente – cuyo segundo nombre, heredado de su padre, es Hussein-y que residió de niño, durante varios años, en Indonesia, la nación musulmana más poblada.

El nuevo líder estadounidense hizo hincapié en que primero quiere "escuchar" y no "dictar", como con demasiada frecuencia ha hecho Washington. La gira de Mitchell debe servir para recabar opiniones, para después Washington evaluarlas y formular una respuesta. Como en su discurso de toma de posesión, insistió en establecer con el mundo árabe-musulmán una relación de "mutuo respecto" e "interés mutuo".

Obama dejó muy claro que "Israel es un fuerte aliado de Estados Unidos" y no dejará de serlo. "Continuaré creyendo que la seguridad de Israel es esencial, pero también creo que hay israelíes que reconocen que es importante alcanzar la paz – matizó-.Estarán dispuestos a hacer sacrificios si el momento es apropiado y si hay una cooperación seria de la otra parte". "Y lo que queremos hacer es escuchar, abandonar algunas ideas preconcebidas que han existido y que se han consolidado durante los últimos años – agregó-.Y pienso que si hacemos eso, entonces habrá una posibilidad real de conseguir algunos avances decisivos".

Preguntado por los insultos personales que le lanzan periódicamente los líderes de Al Qaeda, comentó que "parecen nerviosos" y que esa retórica apunta a que "sus ideas están en bancarrota". "Ninguna de las acciones que han tomado me dice que un niño en el mundo árabe recibe una educación mejor debido a ellas o una mejor atención sanitaria", indicó. El presidente se refirió a su discurso inaugural, cuando advirtió que los enemigos de EE. UU. serán juzgados por lo que construyan y no por lo que destruyan. "Con el tiempo creo que el mundo musulmán ha reconocido que ese camino no lleva a ningún sitio, excepto a más muerte y destrucción", enfatizó.

Sabedor del impacto que podía tener para la audiencia, Obama reiteró que en su familia – por parte del padre keniano-hay miembros musulmanes y que él conoce esta civilización de primera mano, por haber vivido en Indonesia de niño y haber viajado de adulto. "En todos mis viajes por el mundo musulmán, lo que he comprendido es que, con independencia de tu fe, y EE. UU. es un país de musulmanes, judíos, cristianos y no creyentes, la gente tiene esperanzas y sueños comunes", explicó.

Obama confirmó su voluntad de hablar con Irán y alabó la "gran civilización persa", pero avisó que Estados Unidos usará todos los instrumentos a su alcance para que no obtenga el arma nuclear.  
————————-
El Plan para salir de la Crisis
Duro pulso en el Congreso.
Barack Obama acudió ayer al Capitolio para tratar de convencer en persona a los escépticos republicanos de que apoyen el plan de estímulo económico por valor de 825.000 millones de dólares. El Senado dio el lunes al presidente una victoria, aunque relativa. El secretario del Tesoro, Tim Geithner, fue confirmado por 60 votos contra 34. La abultada oposición se debió a los problemas tributarios de Geithner. Pero sacar adelante el plan de estímulo para salir de la crisis es un desafío aún mayor. Los republicanos se quejan de que hay partidas millonarias para gastos que consideran superfluos, como la compra de anticonceptivos, investigación sobre el clima o el fomento de las artes.
—————————-
La base afgana de Bagram es otro Guantánamo no resuelto
Washington – Corresponsal.- Una de las primeras decisiones de Barack Obama como presidente de Estados Unidos fue anunciar el cierre, en el plazo de un año, del penal de Guantánamo. Esta instalación en la isla de Cuba es la que más polémica ha suscitado. Pero hay otra cárcel problemática cuyo futuro es incierto: la que alberga la base aérea de Bagram, en Afganistán.

Según fuentes militares citadas ayer por The New York Times,en la prisión de Bagram hay ahora unos 600 internos que viven en unas instalaciones muy precarias. El centro de detención está considerado más duro y espartano que Guantánamo. La mayoría de los presos pasa el tiempo, en grupo, en unas enormes jaulas, con mínimas posibilidades de cualquier actividad recreativa y sin acceso a abogados que se preocupen de su situación.

Obama tendrá que decidir qué hace con los hombres internados en Bagram y si se sigue adelante con los planes para construir nuevas instalaciones, con un coste de 60 millones de dólares. En una de las órdenes ejecutivas firmadas por el presidente la semana pasada se creaba una task force Estado, Justicia, Defensa, y Seguridad Interior-para evaluar el sistema de detención y hacer propuestas. La solución no es fácil, teniendo en cuenta que el previsto aumento de las operaciones militares en Afganistán puede hacer crecer a la vez el número de talibanes o miembros de Al Qaeda capturados.

La cantidad de recluidos en Bagram se ha multiplicado casi por seis desde el 2004, por el recrudecimiento de la guerra en Afganistán y porque la Administración Bush, por presiones internas e internacionales, paralizó los traslados a Guantánamo. Desde un punto de vista jurídico, sin embargo, Bagram es más simple que Guantánamo. Al menos se halla en una zona de guerra.

La Vanguardia (28.01.2009)

Sé el primero en comentar en «“Mi tarea es decir al mundo musulmán que no somos enemigos”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »