“El gusto y la edad son hoy el factor identitario”

InmigraciónRadiografía de España / V

José Félix Tezanos;  Sociólogo, director de ´Temas para el Debate´

Pedro Vallalín – Madrid.- La desigualdad en las fronteras es el factor determinante de la inmigración, el catalizador del proceso – explica Tezanos-, y España tiene la frontera desigual del mundo. Entre España hay una desigualdad más acusada incluso que la que existe entre Estados Unidos y México. Por eso somos el segundo país que más inmigración recibe, en números absolutos, y el primero en cuanto al peso relativo de esa inmigración sobre la población general. Pero es que tenemos al menos otras dos fronteras.

No se refiere a los Pirineos, ¿verdad?

Además de la del Magreb, tenemos la frontera con el África subsahariana a través de Canarias, portal de Europa para esa región del mundo, y la frontera aérea con Latinoamérica, con quien tenemos tratados que permiten la libre circulación de personas.

La inmigración es una fuente de desigualdad, pero usted denuncia otros procesos de falta de equidad.

Ha habido otros procesos de desigualdad, como el cambio de los calendarios vitales, es decir, el retraso en la emancipación. El caso de las becas laborales es un claro ejemplo de pérdida de conquistas sociales. La existencia de becarios incumple la legislación laboral y profundiza las fronteras internas, creando un mundo dual, de integrados y excluidos.

¿Qué trazado tienen esas nuevas fronteras sociales que denuncia?

Coinciden con los cortes generacionales, el género y la cualificación.

Pero si esos problemas se han consolidado en la bonanza, ¿por qué han pasado inadvertidos?

Porque la familia actúa como pantalla de mediación. Hay muchos jóvenes de la clase media cuyos salarios son muy inferiores a los que se supone que necesitarían para pertenecer a ese grupo de ingresos, pero al no emanciparse, disponen de su salario para mantener niveles de consumo "suficientes" y por tanto la apariencia de que siguen siendo clase media, de la que, en realidad, han sido excluidos.

¿Cuáles serán las consecuencias?

Esa ficción no es sostenible en el tiempo. Por primera vez estamos ante un proceso real de movilidad social descendente. Digamos que el relato es: su abuelo tenía un nivel de estudios e ingresos menor que el de su padre, y su padre, menor que el de usted. Pero quienes le sigan, como ya está ocurriendo con los jóvenes, tendrán un nivel de vida menor que el suyo.

¿Afectará a la cohesión territorial?

Bueno, lo primero que hay que tener claro es que los discursos de identidad no son tan fuertes, a efectos de cohesión social, como ocurre también con los que quieren crear categorías en función de la adscripción a una religión.

Nadie lo diría.

Fíjese, cuando se pregunta a los jóvenes cuáles son las categorías que les hacen sentirse identificados con los demás, las primeras son las tres G.

¿Que son…?

La edad (o sea, la generación), los gustos y el género. Y la tendencia histórica de estas variables es ascendente, mientras van perdiendo peso la identificación territorial, y las ideologías. Cuestiones que parecen importantes como la clase, la ideología o la profesión aparecen muy abajo en la lista, y la religión, casi al final.

La democracia mitigó las diferencias de renta en el eje norte-sur, cohesionó el país. ¿Esto está en riesgo?

Efectivamente la democracia ha provocado cambios de fondo en la sociedad española.

De una parte, por los fondos de cohesión europeos, pero también por el esfuerzo de los gobiernos españoles por insuflar un caudal de dinero en los sistemas públicos de protección, educación, sanidad y pensiones; sobre todo, pensiones.

¿Prevé conflictos?

Tanto desde el punto de vista de la desigualdad territorial como la social, en esta coyuntura económica se exige un esfuerzo de consenso, que los políticos transmitan una imagen de autoridad, de que funcionarán los mecanismos de solidaridad.

¿En qué dirección?

Es imprescindible un pacto keynesiano de reanimación de la economía… Pero además de las políticas objetivas, son muy importantes las acciones subjetivas.

¿Perdón?

Los políticos tienen que hacer un esfuerzo por recuperar la confianza de los ciudadanos en la economía, porque si no, actúa el efecto Thomas: basta que algo sea tenido por real, para que tenga los mismos efectos que si lo fuera. Por eso es tan importante un gran pacto de Estado.

José Félix Tezanos;  Sociólogo, director de ´Temas para el Debate´

Autor de una veintena de libros sobre estratificación social y nuevas tendencias sociales, José Félix Tezanos, catedrático de Sociología, director de Temas para el Debate y editor de la revista

Sistema,lanza una mirada ceñuda sobre la distribución de la riqueza en España y se mesa las barbas ante desigualdades y conflictos en el seno de sociedades prósperas.

La Vanguardia (24.05.2008)

Sé el primero en comentar en «“El gusto y la edad son hoy el factor identitario”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »