“Hay un intento de convertirnos en una sociedad puritana”

Albert BoadellaENTREVISTA: Albert Boadella. Dramaturgo y director de Els Joglars

Margot Molina – Sevilla.- Albert Boadella, barcelonés de 64 años, inicia con La cena una nueva etapa tras acabar "saturado, aburrido y asqueado" de lo que ocurre en Cataluña. El fundador de Els Joglars, una de las compañías de teatro privadas más antiguas de Europa y que desde 1961 ha realizado más de una treintena de montajes, estrenará mañana en el teatro Lope de Vega de Sevilla La cena, una obra que no se representará en Cataluña. El espectáculo, una sátira en la que hace "un retrato de la impostura", gira alrededor de una cena que España tiene que ofrecer tras la celebración de una cumbre internacional sobre el cambio climático.

Pregunta. Tras su presentación, a finales del pasado año, del ensayo Adiós Cataluña, usted anunció que Els Joglars nunca volvería a representar sus obras en Cataluña. ¿Ha influido esa decisión en el planteamiento de La cena?

Respuesta. No me ha condicionado porque desde hace mucho tiempo venía haciendo mis obras en castellano; además, estoy saturado de todo lo relacionado con Cataluña. No tengo ningún interés en tocar temas de la que un día fue mi tribu, prefiero centrarme en otras tribus.

P. A sus críticas al nacionalismo ha sumado su apoyo al partido político Ciutadans de Catalunya, supongo que eso ha empeorado sus relaciones con el poder.

R. Quien se enfrenta al nacionalismo es automáticamente marginado y convertido en muerto civil. El nacionalismo no actúa como un partido, sino como una ideología y, por tanto, lo hace con cierto autoritarismo. En este sentido, el nacionalismo es como una dictadura que, si te metes con el poder, te margina.

P. Els Joglars ha tenido ya experiencias en este sentido durante la dictadura franquista…

R. A mí me gustan las cosas claras y en la dictadura lo estaban. Todos sabíamos a quien teníamos que odiar y a quien amar. Pero ahora, a pesar de la Constitución que nos protege, existen formas de marginación y censura que llevan a la muerte civil a los ciudadanos que no son políticamente correctos. Lo peor de todo es que este comportamiento parece lógico, cuando no lo es, porque esto es una democracia.

P. ¿Qué papel desempeña la lengua catalana en este enfrentamiento?

R. La lengua en Cataluña se ha convertido en un efectivo militar. Ha dejado de ser un vehículo de comunicación para convertirse en un arma contra otra lengua y esto me parece muy arriesgado. Es un bumerán para Cataluña. Se ha colocado todo el resentimiento sobre el castellano, lo consideran un enemigo y eso son paranoias muy autodestructivas.

P. Usted ha dicho que La cena es una obra "aparentemente fácil y divertida, pero con cierta maldad en el fondo".

R. Sí, porque creo que ésa es mi obligación. No tengo porqué ser agradable, quiero que al final el público se haga preguntas.

P. En el planteamiento de su obra el hombre occidental ha sustituido una religión por otras como la salvación del planeta, y eso pone en peligro la libertad individual. ¿Cree que esa amenaza es real?

R. Pienso que sí. A través de temas tan trascendentes como el calentamiento global o la necesidad de preservar el medio ambiente puede existir un intento ordenancista invocando razones superiores a la libertad individual. Lo venimos sufriendo en temas que atañen a fumadores, bebedores o taurófilos. Hay un intento de convertirnos en una sociedad puritana.

P. ¿De eso va La cena?

R. Pero con forma de sátira. Yo no puedo perder el sentido del humor, que es la máxima conquista civilizada del hombre. Hay animales que ríen, pero carecen de sentido del humor.

El País (9.05.2008)

Sé el primero en comentar en «“Hay un intento de convertirnos en una sociedad puritana”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »