Ni Borbones ni Pujoles, no a la Monarquía

Hoy se cumplen los 2 años del cambio de caras para que nada cambie. Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia ( Felipe VI ) juraba la Constitución en el Congreso y sustituía a su padre.

Esta situación forzada, fue fruto de una crisis de legitimidad social de la Monarquía, tanto por los escándalos personales de Juan Carlos de Borbón como por el conjunto de casos de corrupción que afectan  de forma directa a la institución de la Casa Real. Por el momento, el origen de la fortuna  del anterior Jefe de los Ejércitos sigue siendo secreto de Estado, mientras  siguen apareciendo nuevas posibles corrupciones en la amplia familia Borbón.

Es evidente que en estos 2 años no se han producido cambios legislativos ó controles democráticos sobre el funcionamiento de la Institución. Sí hemos tenido una notable campaña mediática tanto en medios públicos como privados a favor de Felipe VI, en un claro esfuerzo por preservar la institución monárquica, clave de bóveda del actual régimen.

Y si la monarquía borbónica vuelve a gozar de buena salud lo mismo debemos decir de la monarquía pujolista. El monarca Pujol también tuvo su crisis de legitimidad por sus escándalos personales y por la corrupción que le afecta a él, su familia y su entorno. El origen de su fortuna sigue siendo secreto de Estado ( ó de aspirante a Estado ).  Nada se ha avanzado en la investigación en los últimos años ( muchos creemos que no existe tal investigación ) y los medios públicos y privados ( y no sólo de ámbito catalán ) han hecho un claro esfuerzo para que nos olvidemos de sus “ pecadillos “.

El pujolismo sigue siendo la clave de bóveda del actual régimen. El régimen en Cataluña es el mismo que el que opera en toda España, sólo son diferentes las familias que lo  regentan.  Y cambiar a Mas por Junqueras no es cambiar de régimen, es cambiar de caras, como ocurrió entre Pujol y Maragall.

España es una sociedad tremendamente desigual y la monarquía es un pilar de esa normativa favorecedora de unos frente a otros, que perpetúa esta desigualdad y la acrecienta. La Monarquía es un obstáculo para el reequilibrio económico y social.

Nuestra sociedad necesita importantes cambios. Sólo con un proceso constituyente de perfil republicano en el que se garanticen y prioricen los derechos sociales y democráticos de los ciudadanos se darán de verdad esos cambios.

Please follow and like us:
40

Be the first to comment on "Ni Borbones ni Pujoles, no a la Monarquía"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Traducción »