Autonómicas 2015 en Cataluña. Las trampas del sistema electoral.

urnA

La polarización entre el Si y el No ha dejado claro algunas cosas:

La sociedad catalana está dividida en dos. Hay un 48% de votantes que quieren la secesión frente a un 52% que pretende mantener a Cataluña dentro de España. Los independentistas representan tan solo un 36,8% de la población mayor de edad y los unionistas un 39,9%. La independencia con esos mimbres es una quimera. No hay un clamor, hay dos clamores contrapuestos.

Aparentemente Cataluña es más de derechas. Ya que el 68,8% ha votado candidaturas situadas en la derecha (JxS, C’s, PP y Unió) frente a un 31,1% eligió opciones de izquierda (PSC, CatSiPot, CUP, PACMA, Recortes Cero-EV, Guanyem y Piratas). La representación social se ajusta a un 52,8% de derechas y un 23,9% de izquierdas.

La izquierda no ha entendido el cambio al color naranja del cinturón rojo. La clase obrera catalana no se siente partícipe del proceso secesionista y no entiende las ambigüedades y la obcecación de CatSiPot (ICV+PODEMOS) y del PSC con el manido “derecho a decidir”, la reclamación de la diferencia, o su disponibilidad a los blindajes fiscales, lingüísticos y judiciales. Su incapacidad y enrocamiento la aboca a la residualidad. La mezcla de politólogos de salón y el embebimiento nacionalista desde la lucha antifranquista acabará con la izquierda.

Habrá que repensar la izquierda.

Vicente Serrano.
Leer artículo completo en su blog

Sé el primero en comentar en «Autonómicas 2015 en Cataluña. Las trampas del sistema electoral.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »