Warning: set_time_limit() has been disabled for security reasons in /usr/home/alternativaciudadana.es/web/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/controllers/sfsi_socialhelper.php on line 148 Warning: set_time_limit() has been disabled for security reasons in /usr/home/alternativaciudadana.es/web/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/controllers/sfsi_socialhelper.php on line 148

Salir de las catacumbas.

Warning: set_time_limit() has been disabled for security reasons in /usr/home/alternativaciudadana.es/web/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/controllers/sfsi_socialhelper.php on line 148

linchamientoEl linchamiento virtual de la compañera Marina Pibernat Vila, así como el comportamiento miserable de la dirección de su partido (EUiA) bien puede haber marcado una línea roja en el devenir de nuestra vida política, literalmente aplastada por el nacionalismo desde hace décadas y por el independentismo desde hace un par de años. Rememorando viejas proclamas bien podría decirse algo así como: desarticulado el movimiento obrero que le daba vida, la izquierda es derrotada y sus restos cautivos del nacionalismo. La hora de la independencia ha llegado.

Pero puede que no esté todo tan claro. En esta Cataluña (tan adicta a celebraciones milenaristas) de principios del milenio perviven, reforzados, los tics, complejos y tabúes que, agazapados, ya se manifestaban tímidamente en la década de los 70. Aunque en esos tiempos, el movimiento obrero no es el de la parálisis de hoy, no es el entregado de nuestros días. En esos años nos encontramos con un movimiento obrero vigoroso que un día sí y otro también, pone contra las cuerdas a una patronal desorganizada, que vive de la protección que el fascismo les brinda hacia dentro manteniendo a raya (despidos, cárcel, palizas etc.) al proletariado díscolo y hacia fuera protegiendo su mercado de la competencia.

¡¡¡Reaccionemos!!! Es el grito angustiado del que fuera el primer Secretario General de la CEOE. Ese grito cristaliza la “ventaja comparativa” que ha conseguido el movimiento obrero, fuertemente articulado en torno a las CC.OO. Y, ciertamente, la patronal reacciona, se organiza y termina por invertir la ventaja comparativa hasta llegar a la aniquilación del movimiento obrero organizado tal como hoy podemos apreciar.

A todo esto, en 1981, los comunistas de base asisten perplejos a la voladura del PSUC. El partido por antonomasia, la fuerza política que desde las catacumbas ha conseguido organizar a los trabajadores en un proyecto para la transformación social, el partido de la Llibertat, Amnistía i Estatu d’Auntonomía, el partido habituado al debate democrático radical con organizaciones de su izquierda que juegan un papel central en la lucha antifranquista, se hace el harakiri en el V Congreso. Después vendrá el hundimiento electoral y, de inmediato, la hibernación de sus ruinas, fabricándose una organización amorfa que a buen paso se aleja de los valores que dieron origen al emblemático partido y se adentra sin complejos en el seguidismo nacionanalista, incluso, en buena medida, en el propio proyecto secesionista larvado a partir de los años ochenta. El resultado es un espacio natural abandonado durante años y que ahora está ocupando a toda velocidad una especie de PP bis sin el lastre franquista que acompaña, y acompañará siempre, al partido fundado por D. Manuel Fraga.

Durante años y años, los catalanes asistíamos perplejos a unas contiendas electorales esquizofrénicas, con municipales y generales que habitualmente gana el PSC, algunas alcaldías ganadas por ICV (los restos del PSUC) y unas autonómicas que gana de calle CiU merced a una abstención a la americana en los barrios populares. Durante ese periodo, partidos prácticamente inexistentes hasta que Franco se fue (al Cielo se entiende) aún no mayoritariamente independentistas, se van apoderando del espacio político, en una práctica cada vez más militante. Las mayorías sociales que protagonizaron el cambio político de forma activa enmudecen, limitándose a votar cuando toca a un PSC únicamente diseñado para la práctica institucional, alejado de las trincheras de base, plagado de oportunistas que han visto en la representación institucional un magnífico puesto de trabajo excelentemente remunerado.
Estamos ya en una nueva dinámica en la que la Cataluña nacionalista desarrolla una actividad hipermilitante mientras los cinturones industriales, los barrios obreros activistas del cambio y la lucha antifranquista enmudecen, ven desaparecer a los partidos a los que entregaron militancia, tiempo, broncas y votos. La izquierda no independentista es expulsada de las calles. El nacionalismo, ahora indepe, lo domina todo manejando sin pudor la descalificación del oponente. Recordar nada más momentos de la querella por la estafa de Banca Catalana con las masas enfebrecidas gritando hasta desgañitarse aquello de aixó es una dona, cuando la mamma Marta Ferrusola se asomo al balcón para ser aclamada. Hoy sabemos más cosas de la Sra. Ferrusola que son poco ejemplarizantes.

Este, con los matices que se quiera, ha sido el esquema en el que nos hemos movido hasta la aparición de Ciudadanos (C’s), originariamente impulsado por militantes procedentes de la izquierda transformadora y del espacio de influencia del PSC que finalmente se vieron superados por gentes concomitantes con el neoliberalismo, lo que produjo un abandono masivo de esa izquierda inquieta que no ve canales de participación, apareciendo la formación que hoy está de moda y que según algunas encuestas supera (en votos que no en escaños – magia del sistema electoral) a ERC. que, además, ha conseguido una sólida implantación a nivel nacional. A día de hoy, la izquierda clásica, la izquierda militante no nacionalista, federalista, autonomista o centralista si se quiere no existe de forma organizada. Los hombres y mujeres que deberían estar activos en ese espacio quedan desmotivados en sus casas.

De un par de años aquí este estado de cosas ha sufrido serias modificaciones. De una parte la propia aparición de Ciudadanos señala una vía inexplorada plantando cara abiertamente al nacionalismo, obligando a otras organizaciones (fundamentalmente a los socialistas) a mirar hacia dentro y comprobar el nivel nacionalista que pueden llegar a asumir. La evolución de los acontecimientos en el PSC ha evidenciado la imposible convivencia en la misma formación política de dos concepciones antagónicas del Estado. ICV y puede que EUiA hasta el momento consiguen eludir este debate que, no obstante, saben que está llamado a emerger y a obligar a definirse sin paraguas de coaliciones que valgan. CiU se desinfla y los apoyos que pierde los recoge su organización hermana ERC y viceversa, cuando es ERC la que se desinfla, sus votos los recoge CiU.

Por otra parte hoy un nuevo actor domina una parte no desdeñable del panorama político. PODEMOS emerge vigorosamente y en gran medida fagocita el espacio que ocupaba IU. Sus expectativas, no obstante, parece ser que han quedado frenadas a los niveles que, en sus mejores momentos, daban las encuestas a la formación de Cayo Lara. No obstante, la aparición de PODEMOS despertó grandes simpatías en toda España, también en Cataluña. Ocupado como estaba el espacio político del nacionalismo por formaciones de diverso signo que comparten el proyecto secesionista, todo parecía indicar que esta formación se asentaría firmemente en el espacio en el que el nacionalismo no consigue entrar. Vana ilusión. Todo parece indicar que, como todos los demás, PODEMOS ya se ha plegado al credo nacionalista y, a palo seco, a la dinámica del Dret a Decidir.

Los hombres y mujeres de la Cataluña no nacionalista, los hombres y mujeres de izquierdas, interesados en la transformación social, ilusionados con un futuro post-capitalista junto con todos los trabajadores españoles, ilusionados en definitiva con el socialismo, con la justicia social y con clara identidad de clase, la izquierda clásica, la izquierda de siempre, continúan sin ser capaces de levantar una organización que proyecte sus ideas hacia la lucha política organizada.

¿Será el linchamiento de Marina el catalizador de esa izquierda dispersa? El futuro, ciertamente, no está escrito.

Chema Sabadell
03/06/15

Please follow and like us:
0
fb-share-icon0
0
fb-share-icon20

Sé el primero en comentar en «Salir de las catacumbas.»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »