La singularidad catalana

Recorte de prensa 

Lo de la singularidad catalana del nacionalismo es un hecho contrastable: lo que es “facha” en Europa es progresismo en Cataluña, y al revés. Una alarmante singularidad. El rey esta desnudo. 

El Ayuntamiento de Arenys de Munt –no es el único- ha aprobado una propuesta de insumisión fiscal al Estado. Quieren que sus impuestos los recaude el Gobierno de la Generalitat y no la Hacienda estatal. Su tesis: Catalunya esta sometida a un expolio por parte del Estado español y hay que superar ese marco para poder sobrevivir como pueblo. Las conocidas ideas del Déficit Fiscal de unos o del Expolio Fiscal de otros.

En este asunto lo primero que me viene a la mente es la similitud de la propuesta con aquellas que se realizan en Italia. Bossi de la Liga Norte también dice que la «Padania·” esta expoliada por el Estado Central y si gestionaran sus impuestos dispondrían de más dinero. En esto no hay novedad, la petición «Lombarda» es la habitual propuesta de aquellos que son más ricos para conseguir mantener parte de la riqueza. Algunos se domicilian en paraísos fiscales,  y otros dicen literalmente que no quieren pagar, y quieren repartirlo entre los suyos. Nada nuevo, lo destacable: en Italia se consideran de extrema derecha a los partidos que defienden esas posturas, en Cataluña esas posiciones son consideradas progresistas.

La Candidatura d´Unitat Popular (CUP), una organización que pretende emular propuestas y procedimientos batasunos y que fue quien presento la moción aprobada en el Ayuntamiento de Arenys de Munt, también se define como una organización progresista, de izquierdas…. No solo la CUP, también Iniciativa per Catalunya, Partit Socialista de Catalunya y en general la mayoría de las fuerzas políticas participan del termino progresistas, y en paralelo a la defensa de las tesis del Déficit Fiscal ó Expolio Fiscal.

Es una singularidad de la política catalana, lo que no se entiende es lo que ven los políticos de izquierda europeos cuando se relacionan con la denominada “esquerra catalana”. Pongamos el caso del Partido Anticapitalista Frances (PAF), liderado hasta hace poco por O.Bezancenot. El PAF tiene relación con una organización de Cataluña denominada Revolta Global, que forma parte del universo de la llamada “esquerra catalana”. Un ente grupuscular que también sigue el mainstream ideológico de Cataluña, entre ellos el concepto de deficit fiscal. Si observamos su discurso, Revolta Global combina los elementos habituales en la izquierda política: lucha de clases, igualitarismo…, pero sustentados sobre otros elementos que actuan a modo de pilares y que en Francia serían elementos ideológicos patrimonio del Frente Nacional. Esos ideas pilares conceptuales postulan  la construcción de un ente político de naturaleza identitaria/lingüística y que siendo generoso diremos que se encuentran muy alejados de las ideas revolucionarias de lo que surgieron después de los hechos de la Bastilla, aquello tan antiguo del XVIII.  Sr. Bezancenot, eso en Francia lo consideran extrema derecha, sin embargo en Cataluña es progresismo de izquierdas.

Bezancenot pertenece a esa izquierda  que se negó a la descentralización del poder político que promovía la derecha porque veía en ello un mecanismo que podía abrir la puerta a dejar a las comunidades mas desfavorecidas sin el necesario aporte económico que permitiese garantizar la igualdad de servicios y de oportunidades, algo consustancial a los estados modernos que deben garantizar la redistribución de la riqueza, sin embargo el PAF se relaciona en Cataluña con unas organizaciones que defienden las mismas tesis de esa derecha que ellos rechazan.

¿Cual es el elemento que cambia en la consideración? Les daré una posible explicación en una frase atribuida a un politico europeo que una vez acabado Nuremberg dijo: “los fascistas del futuro se dirán antifascistas”. Presentarse bajo el paraguas de la denominación de izquierda no indica hoy día nada. Es más en Cataluña es la mascara que oculta, distorsiona, posiciones reaccionarias basadas en propuestas identitarias que, como prioridad absoluta, resultan antagonicas con cualquier otra propuesta social que aparentemente combinan en otros apartados de su discurso. 

Para identificar la izquierda, aquella que construyo en Europa todo un entramado teórico en busca de una sociedad libre e igualitaria, hay que leer algo más que las propuestas, los documentos, los programas…, que también, hay que, sobre todo, observar sus practicas. Acciones como la de Arenys de Munt, o la masiva participación, de esas autodenominadas fuerzas progresistas, en la manifestación de julio de 2010, contra la sentencia del Tribunal Constitucional, permiten constatar las contradicciones, al comparar sus practicas con sus etiquetas. La contradicción entre sus aparentes propuestas de igualdad y libertad y lo que a su vez se proponía en aquella manifestación: por encima de todo Cataluña es una NACIÓN, dejan claro que esas fuerzas pretenden construir una sociedad política que impediría la libertad y sería intrínsecamente contraria a la igualdad.

Lo que demuestra que lo de la singularidad catalana del nacionalismo es un hecho contrastable: lo que es “facha” en Europa es progresismo en Cataluña, y al revés. Una alarmante singularidad. El rey esta desnudo.

F. Pérez Romera, miembro de Alternativa Ciudadana Progresita

http://fpr2010.blogspot.com/ (17.03.2012)

Sé el primero en comentar en «La singularidad catalana»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »