Esperaban a un nazi, qué desilusión

Los asesinatos Montauban 

En su edición de hoy la prensa socialdemócrata describe con esta retórica los asesinatos de Montauban:

«Un terrorista frío e implacable»

«Monstruo extraordinariamente decidido, cruel y sin miedo a morir, capaz de asesinar con premeditación y a sangre fría a cuatro adultos y tres niños»

«¿Cómo la docta Francia ha podido engendrar un personaje como este, que según el fiscal, «elige a sus víctimas por su oficio, origen racial y religión», dispara siempre a la cabeza de sus víctimas desde muy cerca y circula a gran velocidad en una moto de alta cilindrada?»

«¿Dónde ha vivido este sujeto doblemente armado, capaz de acudir a un colegio a las ocho de la mañana, disparar a un rabino, entrar hasta el patio para perseguir a una dulce niña de siete años, agarrarla por el pelo, pegarle un balazo en la frente, y salir otra vez a la calle para matar a dos niños mas? ¿Qué falla en la República francesa para que un profesional del terror pueda suspender la campaña electoral y lleve doce días prófugo, sembrando el miedo y la psicosis en el Alto Garona? ¿Cuándo acabará la pesadilla?»

En estos párrafos hay frases capaces de enrojecer a cualquiera: «¿Cómo la docta Francia…?», «¿Qué falla en la República francesa…?», «Dulce niña de siete años». Y espero que el primer enrojecido sea su autor, un periodista inteligente y sensible, cuyo caso prueba, muy a mi pesar, la influencia del ambiente en la conducta.

Lo más interesante, sin embargo, es imaginar la decepción que se han llevado. Esperaban a un nazi.

frío e implacable

monstruo extremadamente cruel

a sangre fría

un personaje

moto de alta cilindrada

dispara a la cabeza de sus víctimas

sujeto doblemente armado (con la pueril ayuda de Soledad Puértolas)

profesional del terror

Y han descrito a un yihadista. Habrá que rectificar, porque los yihadistas, desde luego, no son así.

Arcadi Espada

El Mundo (21.03.2012)

Please follow and like us:
0

Sé el primero en comentar en «Esperaban a un nazi, qué desilusión»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »