Estupendo

Acoso laboral a embarazadas 

Los peperos parten de un error garrafal: creen que las presiones acaban en abortos y no en la decisión de no embarazarse

Debe de ser verdad eso de que Dios escribe recto con renglones torcidos, una frase que además me parece pintiparada para hablar de la repentina fiebre pro embrionista que parece haber atacado a Gallardón y a otros probos baluartes de nuestra sociedad. Y digo esto porque estoy feliz cual perdiz de que al fin, ¡al fin!, los señores ministros de este país denuncien con tanto énfasis y ahínco la bárbara situación que tienen que soportar muchas mujeres que, en efecto, son discriminadas laboralmente, entre otras cosas, por quedarse embarazadas, y que además no cuentan con suficiente apoyo público para poder compatibilizar su vida personal con la vida profesional, y aquí, claro, ya no estamos hablando sólo de los embarazos, sino de poder cuidar a los niños que ya tienen.

Hace cuatro o cinco años escribí un artículo hablando del chantaje laboral que impedía que muchas mujeres se atrevieran a tener hijos, y fui acusada de feminista exagerada por la gente más conservadora, que es la que ahora ha sacado la espada flamígera para hablar de la triste condición de la mujer. ¡Pero si el ministro de Interior ha dicho que nueve de cada 10 mujeres sufren acoso laboral cuando están embarazadas y que un 25% son despedidas en ese estado! Halaaaa, eso sí que es feminismo radical. Claro que los peperos parten de un error garrafal: creen que estas presiones acaban en abortos y no en la decisión de no embarazarse (ayayay, se ve que no están duchos en la anticoncepción). En realidad se diría que el bienestar de las mujeres y el derecho a controlar sus vidas les importa un pimiento, porque les ciega el viejo prejuicio de apreciar más al embrión que a la mujer, es decir, de considerar que el único valor de la mujer está en su función reproductora. Pero, hale hop, estos renglones torcidos han traído el público y estupendo reconocimiento de la discriminación de la mujer. Dios es muy listo.

Rosa Montero

El País (13.03.2012)

Please follow and like us:
0

Sé el primero en comentar en «Estupendo»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »