Bávaro Duran

Duran i Lleida (UDC)En Alemania hay quejas sobre el derroche sureño y la necesidad de reducir la solidaridad. Y no sólo lo hace la poderosa prensa sensa(na)cionalista. Muchas de las medidas que ha tomado la ministra Merkel parten de una extendida opinión pública alemana que exige rigor en las cuentas a cambio de ayudas. Es posible introducir algún matiz en este relato y traer a cuenta las indisciplinas presupuestarias alemanas. Y también el interés puro y duro que trasciende a la solidaridad: para Alemania el euro ha sido un mercado exuberante. Pero los matices son incompatibles con el pueblo y el alemán exige esto: «Limiten la solidaridad».

La limitación de la solidaridad es también uno de los mantras de los nacionalistas catalanes. Es coherente que el diputado Duran plantee ahora la necesidad de limitarla, exigiendo que una ley orgánica fije el tope endeudamiento de una comunidad. En otras palabras: el diputado pretende que el dinero de Cataluña no caiga en el saco roto de España. También hay aquí matices y tienen la misma naturaleza que los alemanes. Y también como allí el pueblo, nacionalista, acaba exclamando: «Limiten la solidaridad».

El asunto no es técnico, sino seriamente político. El diputado Duran se comporta respecto de España como lo haría un bávaro. Otra sería su conducta si lo que estuviera en discusión fuera la unidad política y moral de Cataluña. Resultaría inverosímil que el diputado reclamara que Barcelona debe limitar su solidaridad con las comarcas pirenaicas. La solidaridad entre marcos sentimentales ni siquiera se limita al dinero: muchas leyes electorales, como la española, reducen la potencia del voto en zonas de alta demografía para que los intereses territoriales del despoblado puedan asomar la cabeza. Sólo se trata de una forma de… ¡discriminación positiva!

Los nacionalistas ibéricos llevan mucho tiempo vulnerando la trama de afectos española. La trama tiene nudos diversos; pero destaca la evidencia de que limitar la solidaridad de Cataluña con Extremadura quiere decir muchas veces limitar la solidaridad concreta, establecida, afectuosa de un nieto con su abuelo. A causa de un hosco complejo de culpa (de la izquierda, pero también de la derecha) y de las vergonzantes necesidades electorales, la vulneración nacionalista sólo ha recibido, en treinta años, respuestas marginales.

Está por ver si el acuerdo entre el PSOE y PP es una respuesta a la crisis de España, en sentido amplio.

Arcadi Espada

El Mundo (30.08.2011)

Please follow and like us:
40

Be the first to comment on "Bávaro Duran"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*