Decretazo del Gobierno

La patronal se entendió con el gobierno

Rechazada por los sindicatos, que aseguran que el Gobierno ha empeorado un texto que ya era malo

Cayo Lara: «es el decreto de la vergüenza y un atentado sin precedentes contra los trabajadores»

El Gobierno español aprobó ayer por decreto ley la reforma del mercado laboral que rechazan los sindicatos, que han convocado en su contra la primera huelga general del actual gobierno socialista.

La vicepresidenta primera del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega, anunció la aprobación de la reforma «buena, ambiciosa y de calado», que dijo busca «reducir la temporalidad excesiva» en el empleo y una mayor estabilidad y flexibilidad que redunde en un aumento de la productividad.

De la Vega reconoció que se aprueba sin el acuerdo de la patronal y de los sindicatos, y afirmó que con ella se busca «atajar algunos de los problemas más acuciantes» que vive España.

El ministro de Trabajo, Ceslestino Corbacho, explicó que se trata de «una reforma estructural», con la que se pretende «cambiar la cultura, que cuando hay problemas no empecemos ajustando la plantilla, sino ajustando la producción».

Entre las novedades que incluye el texto aprobado está que el Estado asumirá el pago de 8 días de indemnización en los casos de despidos a trabajadores con contratos indefinidos.

Además, para recurrir a un despido «objetivo» las empresas sólo tendrán que argumentar que tienen pérdidas económicas.

Los sindicatos mayoritarios españoles, Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO) convocaron este martes una huelga general para el 29 de septiembre contra la reforma laboral aprobada hoy.

Los dirigentes sindicales rechazan la reforma porque consideran que perjudica a los trabajadores y no fomentará la creación de empleo.

En España la crisis económica y el derrumbe del sector inmobiliario se ha traducido en una gran perdida de puestos de trabajo, con una tasa de desempleo del 20 por ciento, según las últimas cifras oficiales.

La reforma laboral era reclamada insistentemente por la patronal empresarial y por algunos organismos internacionales que ven demasiado rígido el mercado laboral español.

—–

Cayo Lara: «es el decreto de la vergüenza y un atentado sin precedentes contra los trabajadores»

Cree que la convocatoria de huelga general «va a calar» en la opinión pública, pero propone hacer «mucha pedagogía»

LR.- El coordinador federal de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, aseguró ayer que el decreto de reforma laboral que hoy aprobará el Consejo de Ministros es el «decreto de la vergüenza», por tratarse de un «atentado sin precedentes a los derechos de los trabajadores y trabajadoras de este país».

En rueda de prensa, el líder de la coalición aseguró que con este decreto el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, «viola su propio compromiso electoral y traiciona a los once millones de electores que le llevaron a La Moncloa».

Así, recordó que en plena campaña de las elecciones europeas, el 16 de mayo de 2009, Zapatero dijo: «Mientras haya una mayoría socialista en el Parlamento de España y en el Parlamento Europeo que no aspiren y que no sueñen con recortes sociales y recortes de los derechos de los trabajadores, bajo ningún concepto. ¡No va a pasar!»

Lara lamentó que sólo un año después de esta afirmación hecha en la campaña de las elecciones europeas, ahora «traicione esta línea de declaraciones que ha seguido a lo largo del tiempo», y agregó que el decreto «recorta derechos de los trabajadores, abarata el despido, ataca la negociación colectiva y no va a crear más empleo».

«PENSIONAZO Y COPAGO»

Por eso destacó que IU va a apoyar la huelga general convocada por los sindicatos para el 29 de septiembre, porque la situación «va mucho más allá de una huelga frente al recorte de derechos de los trabajadores», debido a que se está produciendo «el mayor ataque al Estado del bienestar conocido en democracia», al tiempo que avisó de que «está ya en la cartera el pensionazo en España e incluso se está hablando ya demasiado del copago».

«IU estará siempre en contra de los tijeretazos, porque reducir el déficit no pasa por reducir los derechos de los trabajadores, sino por conseguir más ingresos para las arcas públicas, por ejemplo luchando contra el inmenso fraude fiscal o haciendo una reforma fiscal progresiva», planteó Lara.

Asimismo, destacó que lo que hace falta no es una reforma laboral, sino una reforma empresarial, e insistió en que hay un «ataque sistemático a la democracia, porque es un insulto que un presidente del Gobierno -en referencia a Zapatero- sea el recadero de los mercados». «El Gobierno no puede ser representante de los mercados y no de los trabajadores», recalcó.

Lara denunció también una «ofensiva tremenda» contra los sindicatos por parte de la derecha política y económica, para «doblar el brazo al único recurso de los trabajadores para defenderse», y aprovechó para criticar al PP por estar instalado en la «demagogia y el oportunismo político, sin un programa para España».

HUELGA GENERAL

Por otro lado, explicó que la fecha del 29 de septiembre para la huelga general coincide con otras movilizaciones europeas por ser éste un «ataque a toda la UE», y agregó que eso es lo que ha llevado a los sindicatos a elegir ese día, además de que julio y agosto son meses de vacaciones.

Defendió esa fecha argumentando que hace falta tiempo para «hacer mucha pedagogía para llevar a la conciencia de la gente la idea de que por este camino no se va a ninguna parte», y apostó por «patearse las empresas y todo el tejido asociativo para explicar los motivos de esta convocatoria». «Yo creo que va a calar en la opinión pública, aunque va a haber una ofensiva contra la huelga y contra los sindicatos», concluyó.

larepublica (17.06.2010)

Sé el primero en comentar en «Decretazo del Gobierno»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »