Racismo independentista

Pintada en Palautordera, 2009El problema es que los mismos políticos que se indignarían con pintadas como, «Muerte al negro», dejan que «Muerte a los Charnegos» permanezca en las paredes de nuestras localidades.

Empieza a ser hora que la mayoría social catalana tome conciencia de la ideología totalitaria que rezuma la deriva independentista del nacionalismo catalán.

Durante años, las paredes de toda la geografía catalana, han sido infectadas con exabruptos claramente ofensivos o directamente racistas contra todos los catalanes. No se vayan a confundir, no me refiero a «Muerte al negro», «las mujeres con la pata quebrada y en casa», o «Fuera gays de Cataluña». No, no, por dios, en esta tierra no somos racistas. Miren si no al negro de turno que ponen en la cabecera de cualquier manifestación los de CiU o ERC. (¿O eso precisamente es racismo? Bueno, no nos liemos porque también puede ser pedagogía).

A lo que iba, aquí, esas obscenidades no se pintan y si alguna vez se han pintado, los responsables de nuestras instituciones las borran inmediatamente y con publicidad añadida. No se sabe muy bien si por convencimiento moral o por cálculo electoral. La cuestión es que, al menos con estos temas, somos tan normales como el resto de los españoles.

Pero hay otras pintadas igualmente racistas que permanecen en las tapias de nuestras ciudades sin aparente escándalo social y político. Pongo un ejemplo;

El 13 de septiembre de 2009, el mismo día que el Ayuntamiento de Arenys de Munt celebraba el primer referendum independentista, en las paredes de Sant Esteve de Palautordera, una amiga me hace llegar varias pintadas claramente racistas que el Ayuntamiento de la localidad, cuyo alcalde es de CiU, no se ha dignado borrar. No se crean que están a las afuera o poco visibles. Al contrario están en el mismo centro del pueblo. Y llevan así desde el 15 de junio del 2009: «MORT ALS XARNEGOS» (Muerte a los Charnegos), «ESPANYOL FILL DE PUTA» (Español, hijo de puta), «UN «XARNEGO, UNA BALA» (Un charnego, una bala), «FILL DE PUTA, ESTÁS MORT» (Hijo de puta, estás muerto) etc. Y llevan así desde el 15 de junio porque el consistorio no quiere quitarlas a pesar de las denuncias hechas a la guardia urbana.

El problema no son las pintadas en sí, en todas las sociedades, no solamente en la catalana, hay descerebrados dispuestos a escupir en las paredes. El problema es que los mismos políticos que se indignarían con pintadas como, «Muerte al negro», dejan que «Muerte a los Charnegos» permanezca en las paredes de nuestras localidades.

Y es que el nacionalismo que profesan les sirve para enmascarar lo que en sí mismo es un eslogan racista. La cercanía de su ideología al contenido de la pintada, la blanquea y, en el mejor de los casos, les deja indiferente. Como al alcalde de CiU, de Sant Estevan de Palautordera, Salvador Cañellas Baró que domina el Ayuntamiento con 6 concejales, 2 de ERC y 3 del PsDE.

Ya está bien, hoy el nacionalismo está justificando comportamientos inadmisibles en cualquier sociedad. Tengan por seguro, que muchos de ellos, si leyeran este escrito, acabarían despotricando con argumentos de esta calaña: «Otro españolista de mierda», «si no estás a gusto en Cataluña, vete a tu puta España».

Al fin y al cabo, no hay más Cataluña que ellos. O si quieren, son tan imbéciles, que si en vez de ser nacionalistas, fueran charnegos, escribirían «Muerte a los nacionalistas».
Antonio Robles
Libertaddigital (24.09.2009)

Sé el primero en comentar en «Racismo independentista»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »