Warning: set_time_limit() has been disabled for security reasons in /usr/home/alternativaciudadana.es/web/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/controllers/sfsi_socialhelper.php on line 148 Warning: set_time_limit() has been disabled for security reasons in /usr/home/alternativaciudadana.es/web/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/controllers/sfsi_socialhelper.php on line 148

El sistema tributario tendría que ser c

Warning: set_time_limit() has been disabled for security reasons in /usr/home/alternativaciudadana.es/web/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/controllers/sfsi_socialhelper.php on line 148

El sistema tributario tendría que ser como la Juticia y, por extensión, como todas las instituciones públicas. Hay que evitar que se produzca una crisis de legitimidad, muy relacionada con la crisis de autoridad y con la de valores. Es evidente que la mayor parte de personas que eluden al fisco lo hacen por su falta de civismo y porque el sistema lo permite de uno u otro modo. En este sentido, chanchullos nacionalistas como los pufos y las agencias tributarias propias acentúan la posibilidad de fraude. Sin embargo, la corrupción política en el manejo del dinero público existe en todos los países y es la razón de ser de las democracias menos desarrolladas en las que la malsana connivencia entre el poder político y el económico pervierte el ideal de ciudadanía. Lo que a mí me preocupa no sólo se centra en esta corrupción llana y simple que hay que atajar con todas las medidas a nuestro alcance, sino también en esa otra corrupción no explícita que sirve únicamente para aumentar el poder de quienes lo ostentan. Este segundo tipo de corrupción se encuentra enquistado en España -muy especialmente en las comunidades autónomas gobernadas por el nacionalismo- y consiste en la legitimación del empleo de los fondos públicos en la construcción de naciones artificiales, en la multiplicación de administraciones paralelas a la estatal y en la implementación de proyectos identitarios verdaderamente antinacionales. En realidad, puede decirse sin dudarlo que la «construcción nacional» de países ficticios va pareja a la destrucción nacional de la nación en sentido estricto, de la nación jurídica y política de ciudadanos libres e iguales ante la ley. El nacionalismo -y el nacionalismo separatista en concreto- es pues liberticida, antisocial y antisocialista, antidemócrata. Implica la última vuelta de tuerca en la institucionalización de la corrupción política y, por todo ello, nuestra labor ha de consistir tanto en denunciarlo como en combatirlo.

Please follow and like us:
0
fb-share-icon0
0
fb-share-icon20

Sé el primero en comentar en «El sistema tributario tendría que ser c»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »