«En términos culturales, España no existe para Cataluña»

Félix de AzúaFélix de Azúa: «En términos culturales, España no existe para Cataluña»

El poeta, filósofo y escritor barcelonés critica duramente la política lingüística de la Generalitat

M. A. G. – Madrid.- Félix de Azúa (65), poeta, escritor y filósofo barcelonés, define con dureza lo que considera una realidad : «En términos culturales, España no existe para Cataluña». Incluido en la antología ‘Nueve novísimos poetas españoles’ junto a Leopoldo María Panero y Manuel Vázquez Montalbán, entre otros, Azúa ha cosechado gran éxito en el panorama literario nacional. Con cerca de cincuenta obras en su haber, destaca en él un carácter reflexivo, analítico e irónico. Además, colabora con varios medios de comunicación, entre ellos ‘El Periódico de Catalunya’. En esta ocasión aparca parcialmente el sarcasmo y describe con sentido crítico la situación lingüística, política y social de Cataluña.

– ¿Qué opinión le merecen las políticas lingüísticas que se están llevando a cabo en España?

– De cerca, sólo conozco la catalana y me parece un disparate.

– ¿Se exagera la polémica?

– Al revés. El asunto está totalmente encubierto. A nadie le interesa hablar de esto.

– ¿Ha perjudicado la transferencia de las competencias educativas a las comunidades?

– Si, por supuesto.

– ¿Deberían poder elegir los padres en qué idioma educan a sus hijos?

– No estaría mal, ¿no?.

– ¿Se puede trasladar la responsabilidad del fracaso escolar de algunos niños a la enseñanza en lenguas regionales?

– Hay muchos casos registrados ya, sobre todo de padres de familias extranjeras, que tienen incluso que dejar el trabajo porque no pueden educar al niño en la lengua de sus padres.

«NO ES QUE LA GENERALITAT PRESIONE, ES QUE ESTÁ PHOHIBIDO POR LEY UTILIZAR EL CASTELLANO»

– ¿Ejerce la Generalitat de Cataluña presión?

– No es que la Generalitat presione, es que está prohibido utilizar el castellano. Está prohibido de una manera legal. No está permitido hablar castellano en los patios de los colegios, los niños tienen prohibido hablar español en el recreo. No es una cuestión de presión, sino que es una cuestión de represión.

– ¿Dificulta la enseñanza en catalán las posibilidades de futuro?

– Naturalmente. En Cataluña, por ejemplo, si en la universidad o en un colegio necesitan un profesor de Matemáticas, éste ha de ser nativo, porque si es bueno, pero ha nacido en Cartagena, pues no va a poder ejercer a menos que dedique un año a aprender la lengua.

– ¿El hecho de que los estudiantes estudien sólo en catalán cierra las oportunidades profesionales de éstos?

– En realidad es posible que sí, pero no es el problema principal, porque en cierto modo ése va a ser el problema general de todas las generaciones nuevas. Los cinco millones de parados van a ser estructurales. Es mentira que en algún momento eso se pueda remediar. Prácticamente, todo el alumnado que en este momento está estudiando va a estar en el paro durante decenios. En realidad se trata de un problema de libertades. En Cataluña no se respetan las libertades que defiende la Constitución y nadie dice nada, sobre todo el gobierno de Zapatero, que no hace absolutamente nada.

– ¿Qué opina de la frase “A quien no le guste, que se marche”?

– Eso es lo que está sucediendo. He estado un par de meses en Madrid y ya la colonia catalana es extensísima. Hay mucha gente que se ha ido.

– ¿Sucede lo mismo en otras regiones?

– Si, del País Vasco también se han marchado 200.000 personas. Es un porcentaje altísimo en una región tan pequeña y no les dejan votar. Alguien que no haya pisado Galicia y viva en Argentina puede votar en Galicia, pero los 200.000 exiliados vascos no pueden votar en el País Vasco.

– ¿Cómo afecta el problema de la lengua al mundo de la cultura?

– No es que le afecte. En Cataluña sólo existe la cultura catalana, no existe nada más. Excepto por la vía privada. Me refiero a la cultura de Estado. Lo que hace la Administración catalana es dedicarse exclusivamente a la cultura en catalán. No hay otra, España no existe en términos culturales en Cataluña.

«TODOS LOS PARTIDOS DE CATALUÑA, MENOS EL PP, SON INDEPENDENTISTAS»

– ¿Qué opina de que Cataluña se quiera presentar como una candidatura independiente a los Oscar?

– Obedece a la política general catalana, donde en realidad hay un solo partido porque absolutamente todos, menos el PP -porque el PP no existe prácticamente- son nacionalistas e independentistas. Lo disimulan, dicen que son soberanistas, que son catalanistas, pero en realidad son independentistas. Y toda la política catalana está orientada en esa dirección. Respecto a lo del cine, no es nada de lo que uno pueda sorprenderse.

– ¿Qué opinión le merece la polémica de los doblajes en las películas?

– Es un problema menor que me es un poco indiferente. En realidad las películas deberían ir siempre en versión original. Que los subtítulos sean en un idioma o en otro es secundario, sobre todo en este momento en que lo mejor es esperar a que salga el DVD y ponerse los subtítulos en el idioma que sea.

– Este problema está cubriendo todos los ámbitos, ¿no?

– En efecto, el Gobierno catalán aprovecha cualquier ocasión en el extranjero para presentarse como una nación autónoma e independiente de España. En el partido del Barça con el Manchester se vio lo mismo que en el anterior de las semifinales de la Copa de Europa: enormes carteles que ponen ‘Cataluña no es España’.

«EN CATALUÑA HAY UN 60% DE BILINGÜES REALES Y UN 70% QUE NO QUERRÍA LA INDEPENDENCIA»

– ¿Puede existir un bilingüismo normalizado?

– No mientras el fanatismo nacionalista esté en el Gobierno. Hay que darse cuenta de que estamos hablando de una minoría. Estos fanáticos que están en el poder no llegan al 40 por ciento de la población. Todas las encuestas indican que en Cataluña hay un 60 por ciento de bilingües reales y un 70 por ciento que no querría la independencia. Eso les da igual. Es una élite, una élite clientelar. Se reparten el poder, se reparten el dinero y les interesa mucho la independencia porque todos los negocios serían suyos.

– Comunidades más pequeñas como Baleares también sufren este problema. ¿Lo tienen más fácil o más difícil?

– Es más complicado porque es todavía más exiguo el poder de los nacionalistas. Lo intentan, hacen el ridículo, pero es muy difícil que en esas regiones se imponga una represión como la que se impone en Cataluña o la que imponía el Partido Nacionalista Vasco.

– ¿Qué medios se pueden usar para conseguir un bilingüismo real?

– Aplicar la Constitución, ni más ni menos.

– Si se mejorasen las condiciones de movilidad del funcionariado, ¿podría haber una fuga de profesionales de Cataluña hacia otras regiones?

– El problema más bien es el contrario. En la Administración catalana evitan la competencia con el resto de España. En los puestos de la Administración sólo va a entrar gente nacida en Cataluña y educada en Cataluña. No van a competir. Nadie que tenga talento de cualquier otro lugar de España podrá venir a Cataluña. En cambio, los catalanes seguirán yendo adonde les dé la gana.

– ¿Esto puede ir en detrimento de los profesionales de la Administración?

– El bajón tremendo que se ha producido en Cataluña en los últimos años es evidente en todos los órdenes. Culturalmente ha dejado de existir, es una región de una mediocridad tremenda y la pérdida de poder económico es además gigantesca. Pero a ellos les da igual, son muy pocos y con lo que hay tienen bastante.

– ¿Hay suficiente movilización social y política?

– Nula, absolutamente nada, está muy controlada. Todos los medios de comunicación de la Generalitat y buena parte de los privados son independentistas, incluso los que simulan que no, como ‘La Vanguardia’, también lo son.

La voz libre (9.07.2009)

Sé el primero en comentar en ««En términos culturales, España no existe para Cataluña»»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »