Hola Antonio. Creo que lo único clar

Hola Antonio. Creo que lo único claro con respecto a este tema es que conducir el movimiento no-nacionalista catalán hacia la moderación, el centrismo y el liberalismo es redundar en el error de siempre. Es tan negativo como conducirlo hacia los cauces de la extrema derecha españolista. Es un ejemplo de incoherencia, de irrealidad y de falta absoluta de comprensión de la historia. Ahí están el PP y sus bandazos, pese a contar con tantos medios económicos a su alcance. Siendo contrarios al nacionalismo siempre tendremos a los medios oficiales en contra, al menos en Cataluña. Lo de si somos de izquierdas o de derechas tiene que ser algo fundamentalmente importante para nosotros y nuestros potenciales electores. Con el boicoteo de los medios ya contamos, independientemente de ese factor. Nadie de los que estamos metidos en esto dudamos de que la razón por la que el nacionalismo se halla enquistado en el poder en Cataluña es debida antes a la traición de la izquierda que a los méritos del propio nacionalismo. El PP no ha sido otra cosa que el pretexto perfecto para que los catalanistas siguieran empleando su demagogia con considerable éxito. La única posibilidad consecuente es devolverle al nombre de la izquierda su honra perdida, y esto no se consigue con esotéricos mensajes transversales que encubren un mal disimulado desprecio hacia la izquierda clásica. Una oposición agresiva y beligerante de la izquierda contra el nacionalismo -tanto por parte del PSOE de Felipe González como del viejo PCE- hubiera pulverizado todos los intentos de los partidos catalanistas por alcanzar el poder. Sin embargo, ya sabemos que no fue así, por causas que no vamos a pararnos a analizar ahora. Pero lo que no podemos permitirnos en estos momentos es dar por terminada esta lucha, pensar que desde la izquierda estricta ya no toca combatir el nacionalismo, justamente porque es desde esta posición donde se comprende la verdadera naturaleza del problema. Por su parte, Cayo Lara sigue durmiendo con su enemigo. De poco sirven las declaraciones de intenciones si no se corta definitivamente con los socios nacionalistas, no sólo con los de EB o ICV -o incluso con los de ERC y Aralar- sino también con los que anidan en las federaciones regionales de la propia IU. Una vez retomada la senda de la federación de izquierdas anticapitalistas ya veríamos sus expectativas. Podríamos llegar a sorprendernos. Tengamos en cuenta que Francia cuenta con una izquierda radical bastante bien parapetada, y bien conectada con el movimiento sindical. Que conste que no estoy pidiendo que UPyD se convierta en una nueva IU. Ni la dirección ni las bases de los de Rosa Díez están pidiendo nada parecido, antes al contrario. De todos modos, creo que hay que preparar con ahínco el futuro congreso para evitar una deriva nefasta del partido, así como conjugar el referente progresista en lo ideológico y programático con una democratización real de la formación. Si no se consigue ni lo uno ni lo otro, queda el vasto campo de los movimientos sociales. Si es necesario situarse en el ámbito de los grupos preferentemente ideológicos y de presión, tipo UCE, pues se hace. Es un terreno relativamente inexplorado en el campo del no-nacionalismo que también puede albergar sorpresas.

Sé el primero en comentar en «Hola Antonio. Creo que lo único clar»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »