Amnistía Internacional denuncia la impunidad de la policía francesa

Logo de Amnistía Internacional (AI)La organización de derechos humanos sugiere que hay "racismo institucionalizado"

Crisis en la comisión creada por el Ministerio de Justicia para frenar la ola de suicidios en las prisiones francesas

Lluís Uría – París.- El Gobierno francés acumula las cartulinas rojas por las deficiencias de su sistema policial, judicial y penitenciario. En una jornada doblemente aciaga para el Ejecutivo de François Fillon, la organización Amnistía Internacional hizo público un severo informe en el que denuncia la "impunidad" de la policía francesa y censura la existencia de represalias contra quienes denuncian abusos, mientras que el presidente de la comisión creada por el Ministerio de Justicia para prevenir los suicidios en prisión – con un récord de 115 en el 2008, uno cada tres días-criticó a su vez los cambios introducidos en su informe para rebajar sus propuestas.

El informe de Amnistía Internacional – significativamente titulado "Francia: policías por encima de la ley"-constata "graves deficiencias" en la persecución de los abusos cometidos por agentes del orden sobre los detenidos, desde injurias racistas hasta palizas e incluso homicidios. La organización de defensa de los derechos humanos no contabiliza los casos de abusos registrados en Francia – sólo detalla 13 casos, a título de ejemplo-,pero subraya la desproporción entre las denuncias investigadas por los órganos de inspección de la policía (663 en el 2005, 639 en el 2006) y las expulsiones de agentes implicados (16 y 8, respectivamente).

"Ni el sistema penal, ni los dispositivos de inspección internos de la policía responden totalmente a las exigencias de las normas y del derecho internacional" para combatir estos abusos, señala Amnistía Internacional, que propone la creación de una "comisión independiente" y lamenta que el Gobierno haya hecho caso omiso de las recomendaciones efectuadas en un informe anterior del 2005. Para la organización, la situación incluso ha empeorado, al darse una "acentuación manifiesta" de la represalias – denuncias por injurias, difamación o resistencia a la autoridad-contra quienes denuncian abusos o testifican contra la policía.

El informe alerta también sobre la "dimensión racista evidente" en buena parte de los casos de abusos examinados, lo que coincide con las apreciaciones de otros organismos – entre ellos la ONU-y hace temer la existencia de un "racismo institucionalizado" en las fuerzas de seguridad.

Los ministerios del Interior y de Justicia rechazaron tales acusaciones. Lo mismo que los sindicatos policiales, que acusaron a AI de hacer una "caricatura".

Paralelamente, el presidente de la comisión para la prevención de los suicidios en las prisiones, el psiquiatra Louis Albrand, boicoteó ayer la entrega del informe de la comisión en el Ministerio de Justicia para denunciar que sus propuestas han quedado amputadas. Otro miembro acusó a la administración penitenciaria de intervencionismo. El hecho es que las cárceles francesas – degradadas y superpobladas-son un auténtico polvorín y los suicidios han devenido una epidemia. Ayer mismo hubo un nuevo caso en el centro de Lille-Sequedin.

La Vanguardia (3.04.2009)

Sé el primero en comentar en «Amnistía Internacional denuncia la impunidad de la policía francesa»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »