La gurú del desarrollo

Esther DufloLa economista francesa afincada en EE. UU. Esther Duflo se erige, a sus 36 años, en referente mundial de la lucha contra la pobreza

Referente. Brillantez e influencia a los 36 años

Lluís Uría – París.- El nombre de Esther Duflo dice todavía muy poca cosa a la mayoría de los franceses, ignorantes del prestigio que esta compatriota suya ha adquirido en los últimos años allende las fronteras del Hexágono. Y sin embargo, esta joven economista, nacida hace 36 años en Asnières-sur-Seine (banlieue norte de París), se ha labrado una gran reputación en Estados Unidos, donde trabaja desde hace una década, y sus investigaciones sobre la pobreza y la ayuda al desarrollo son tenidas en cuenta por las grandes instituciones internacionales.

La revista norteamericana Foreign Policy la incluyó el año pasado en la lista de los 100 pensadores más influyentes en todo el mundo. Una relación en la que únicamente figuran otros cuatro franceses – el economista Jacques Attali; Thérèse Delpech, directora de estrategia del Comisariado de la Energía Atómica; el filósofo Alain Finkielkraut, y el investigador Olivier Roy, experto en el islam-y un solo español: el filósofo Fernando Savater.

Nada de todo eso había logrado hasta ahora romper el silencio que ha rodeado en Francia los trabajos de Duflo, conocida sólo entre los especialistas. Los lectores del diario Libération,donde escribe desde hace seis años una tribuna de opinión, son quienes más se han acercado, aunque el propio rotativo constataba días atrás el gran desconocimiento que existe aún sobre su remarcable carrera. Lo mismo admitía Le Monde,que en el 2005 le concedió – en cooperación con al Círculo de Economistas-el premio a la Mejor Economista Joven.

Francia, sin embargo, parece finalmente decidida a reconocer el ascendente de esta brillante economista. El pasado 8 de enero, Esther Duflo se convirtió en la profesora más joven del prestigioso College de France, fundado en 1530 por el rey Francisco I, donde dictó la lección inaugural y dirigirá durante un año la nueva cátedra Conocimientos contra la Pobreza.

La gran aportación de Esther Duflo, profesora y directora de investigación en el departamento de Economía del prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT), ha sido la concepción de un método científico de análisis para evaluar la eficacia, mesurable sobre el terreno, de las acciones de cooperación y ayuda al desarrollo, y de hacerlo con el mismo rigor de los ensayos clínicos de nuevos medicamentos.

Duflo dirige en el MIT el Laboratorio de Acción contra la Pobreza Abdul Latif Jameel – nombre de un antiguo alumno reconvertido en mecenas-,para el que trabaja medio centenar de personas. Bajo su lupa han pasado acciones tan dispares como los programas de apoyo escolar en India, el uso de fertilizantes agrícolas en Kenia o los microcréditos en México. El Banco Mundial ha sometido decenas de sus proyectos a la verificación de su equipo. "Hace medio siglo que gastamos dinero en los países en desarrollo [ 2,7 billones de dólares desde 1960] sin dotarnos de los medios para verificar si esto funciona o no, cómo ypor qué", insiste una y otra vez en subrayar Esther Duflo, cuyas investigaciones le han valido numerosos galardones, desde el premio Elaine Bennett de Investigación (2003) hasta el premio Luc Durand-Reville de la Academia francesa de Ciencias Morales y Políticas (2008), pasando por el premio de Cooperación BBVA a principios de año.

Hija de un matemático y una pediatra, Esther Duflo destaca – según quienes la conocen-por un carácter extremadamente organizado y cerebral, además de una inteligencia superdotada. Gran trabajadora, habla francés, inglés, alemán y ruso, ama la música – trabaja escuchando a Bach-y el deporte – adora la escalada-,y se declara "de izquierda pragmática". Le gusta más el trabajo sobre el terreno que las construcciones teóricas, y desconfía tanto del discurso político sobre el desarrollo – que "tiende a veces a la caricatura"-como de las grandes recetas milagrosas. "No tenemos la llave del fin de la pobreza, pero es posible luchar mejor contra los males que engendra", tal es su filosofía.

La Vanguardia (1.02.2009)

Sé el primero en comentar en «La gurú del desarrollo»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »